Extremoduro: ‘iros todos a tomar por culo’ con 12 conciertos

Extremoduro: ‘iros todos a tomar por culo’ con 12 conciertos

Los componentes de Extremoduro y Robe Iniesta.

Menéalo

Los componentes de Extremoduro Iñaki ‘Uoho’  y Robe Iniesta.

A finales del pasado año, en un escueto comunicado de despedida, Extremoduro explicaba la razón esencial de su separación: “Para trabajar es imprescindible tener una compenetración muy, muy especial. Ahora no es la misma”. Sin entrar en detalles, el texto evidenciaba insalvables diferencias entre el compositor y cantante, Robe Iniesta, y el guitarrista y productor Iñaki ‘Uoho’ para poder seguir trabajando juntos como Extremoduro. Se despedían, eso sí, anunciando una serie de conciertos para mayo, junio y julio. Repasamos aquí sus comienzos, su ascenso y ausencias, y cómo se convirtieron en la banda más importante de rock duro de toda la historia musical española.

Tras la breve notificación en redes, que tomó por sorpresa a los miles de seguidores del grupo tras un lustro sin pisar los escenarios, se convocó a los pocos días una concurrida rueda de prensa donde se anunció lo que todo el mundo quería escuchar (noticia que se intuía entre otras cosas por una filtración del alcalde de Cáceres), en un encuentro que podría resumirse en cinco palabras: “No queremos irnos sin tocar”. En su comparecencia, el grupo -esto es, Robe e Iñaki- desveló la segunda parte del citado comunicado que se concreta en una docena de fechas de despedida para 2020: Valencia (15 y 16 de mayo), Murcia (22 y 23 de mayo), Sevilla (30 de mayo), Madrid (5 y 6 de junio), Santiago de Compostela (13 de junio), Cáceres (20 de junio) Barcelona (26 y 27 de junio) y Bilbao (18 de julio).
Con este capítulo se pone fin a la existencia de la banda más importante de rock duro de toda la historia musical española, una carrera ejemplar a tenor de los resultados finales (270.000 entradas en menos de 48 horas), plagada de hitos absolutamente inimaginables cuando Extremoduro arrancó a finales de los ochenta en Plasencia con enormes y peligrosas dosis de malditismo poético, tóxico y visceral. Repasamos brevemente la carrera de Extremoduro en tres ocasiones en que los Kikes vimos a Robe en Madrid a lo largo de los últimos 30 años.

Puerta del Sol, 1989

La primera “convocatoria de prensa”, así entre comillas, que hizo la banda fue en 1989, cuando contaba con una maqueta y Robe Iniesta se presentó en la capital llamando personalmente a los pocos “periodistas” –también entre comillas– que conocía. Las entrevistas se hicieron en un bar aledaño a la Puerta del Sol, en una esquinilla del local donde poder fumar porros a escondidas (entonces no era algo tan impensable como lo sería hoy en día). De aquel primer encuentro, a estos cronistas solo les ha quedado en la memoria esta respuesta ante la pregunta sobre sus influencias: “A mí solo me gustan dos grupos: Leño y AC/DC”. Calló en aquel momento el extremeño otras influencias presentes, aunque no tan evidentes, en su futura discografía, por ejemplo, Kiko Veneno y Lole y Manuel. Sin embargo, aquel día Robe hizo gala de desabrida politoxicomanía (se confesó ex yonqui), un periplo vital de buscavidas (había sido, entre otros oficios, vendedor de chucherías y tenía ya dos hijos pequeños) y unas ganas enormes de comerse el mundo, sabiéndose -con una asombrosa seguridad en sí mismo- artífice de unas canciones de rock embravecido, pero poderosamente emocional, que se impregnaban sin remedio en aquel que las escuchase.

En la siguiente media docena de años, Robe, siempre de espaldas a la prensa y al gran público, iría tejiendo una leyenda caótica y peligrosa de su propio grupo y su persona, que se esparcía sin parangón entre la juventud contestataria de los barrios proletarios de todo el país. Tiempos de sangre envenenada, de cambios constantes de los componentes del grupo, de conciertos gloriosos y conciertos desastre, de alimentar el personaje (repartía tarjetas de visita donde se anunciaba como Rey de Extremadura) y de ir construyendo una discografía donde cada vez dibujaba mejor y con más tino su peculiar universo de canciones llenas de cambios constantes de ritmo, guitarras aceradas y una desnudez lírica como nunca antes se había hecho en el rock duro estatal. Se sucedieron los discos distribuidos esencialmente por el método del boca-oreja: Rock transgresivo (89), Somos unos animales (91), el doble Deltoya (92), ¿Dónde están mis amigos? (93), Pedrá (95) y al fin Agila (96), el trabajo que le pondría en el ojo del huracán mediático del cual ya nunca descendería.

Palacio de los Deportes, Madrid, 1996

Habiendo dejado de ser un secreto a voces, tras una gira apoteósica y multitudinaria de grandes recintos, teloneados por otra banda que pasaba por su momento más dulce, Platero y tú, las huestes de Robe deciden grabar el consabido doble directo de título elocuente y definitorio: Iros todos a tomar por culo (97), resumen de dos noches (se rescató alguna canción de otros lugares) donde ya se puede constatar a una banda absolutamente profesionalizada, seria y con cada vez menos vicios confesos, que va dejando de lado la gratuidad malsonante para quedarse con la poética de punto provocador. Robe cuenta a partir de ahora y de manera permanente con Iñaki Antón Uoho, el hábil y poderoso guitarrista de Platero, arreglista, multi-instrumentista y productor de todos los discos de Extremoduro desde Agila hasta el final.

A partir de este momento la relación del artista con el mundo exterior cambia drásticamente, sus encuentros con la prensa son cada vez más esporádicos y en ocasiones tensos, el personaje se torna huidizo y los discos y las giras se van haciendo de rogar. Es probablemente este último factor lo que más ayuda a encumbrar su leyenda, la decisión de espaciar las giras, de manera que cada vez que el grupo se reúne de nuevo, el hambre de Extremoduro ha crecido exponencialmente. Edita primero el binomio multi-vendedor Canciones prohibidas (98) y Yo, minoría absoluta (02), para pasar luego el mal trago de una época de sequía compositiva de la que saldría finalmente airoso con la edición de la novela El viaje íntimo de la locura (09) y el intrincado disco de una sola canción La ley innata (08), para finalizar, ya en esta última década, con las entregas Material defectuoso (11) y Para todos los públicos (13).
Plaza de España, Madrid, 2019

Para cuando el grupo hace su última convocatoria de prensa, Robe ya tiene en su haber una incipiente carrera en solitario, pues ha aprovechado los últimos cinco años en barbecho de Extremoduro para editar a su nombre Lo que aletea en nuestras cabezas (15), Destrozares (16) y, tras la consecuente gira de presentación de ambos trabajos, el directo Bienvenidos al temporal (18), donde testa que su capacidad compositiva, que camina por la misma senda sónica –aunque menos eléctrica- y poética, sigue gozando del favor de las musas y su capacidad de convocatoria se mantiene intacta.

Al comienzo del evento, diríase que con un punto de congoja, Iñaki terminó de leer el manifiesto de despedida: “No queremos irnos sin tocar una vez más las canciones que han contribuido a que seamos lo que somos, que son una parte importante, pero una parte, al fin y al cabo, de las muchas que nos han unido en este tiempo. Con seguridad van a ser los conciertos más emocionantes de nuestra vida, pero no van a ser conciertos tristes, porque pensamos disfrutarlos y exprimir al máximo cada momento, para que no se nos escape nada, alegres por vivir el presente mientras dure”.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Lu

    Por Lu, el 15 enero 2020

    Buen articulo. Felicidades. Yo, con todo respeto, que también me ha gustado alguna de sus canciones, los encuentro ya un poco anticuados.

  • Lu

    Por Lu, el 15 enero 2020

    Por que mi comentario no ha sido aceptado si no he ofendido a nadie y he sido muy pulcro con mis palabras?

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.