02.03.2018

Ida Lupino, 100 años de una exploradora cinematográfica y social

Menéalo
La cineasta Ida Lupino.

La cineasta Ida Lupino.

Este ‘Viernes de Cine’ no se detiene hoy en una película, sino en una personalidad fascinante, de la que este año se cumple el centenario de su nacimiento: la directora, actriz, guionista y productora anglo-estadounidense Ida Lupino (1918-1995), cuyos considerables méritos como cineasta parecen haberse olvidado. Rescatémosla hoy de cara a ese cercano día 8 de marzo. Y sirva como homenaje a tantas directoras que vinieron después y en muchos casos fueron ninguneadas.

Entre los distintos sinónimos del adjetivo pionero/a, como son los de precursora, fundador, adelantada, avanzado etc…, hay uno que congracia, en mi opinión, certeramente con el tipo de persona de la que hoy quiero hablarles y no es otro que el de “exploradora”. Les explico. Este Viernes de Cine no voy a sugerirles una película particularmente, sino una personalidad real y fascinante que espero les arrastre al encuentro, en la memoria y en la pantalla, de muchas otras personalidades, también reales, que es de asegurar contienen su cuota de fascinación, al menos en sus esfuerzos y sus trabajos.

Por supuesto, se trata de un cineasta, una mujer, concretamente de la directora, actriz, guionista y productora Ida Lupino, cuyos considerables méritos como cineasta parecen haberse olvidado. No estaría mal rescatarlos al menos en modo de homenaje, ya tan cercano ese día 8 de marzo que esperemos tienda a desaparecer lo antes posible dejando atrás siglos de desigualdad y virilidad flagrante que nos aprisionan como una losa incivilizada y anémica, ante el verdadero progreso de la raza humana, que no debería ser otro que la igualdad, el respeto y la libertad.

Esta mujer decidida e incombustible, que admiraba el talento de tal manera que estaba, según sus propias palabras, “más sinceramente interesada en el talento de los demás que en el mío propio”, sería considerada por muchos uno de los autores más importantes en el cine de la década de los 50, aunque la totalidad de su obra como directora se desarrollara entre las marginales orillas de la serie B.

Lupino, que es contemplada generalmente como una cineasta pionera, fue en realidad la segunda mujer admitida en el entonces prácticamente hermético Sindicato de Directores de Estados Unidos DGA (Directors Guild of America), después de la también olvidada Dorothy Arzner (1897-1979).

Castigada por la poderosa MGM por negarse a trabajar en proyectos en los que no creía, así como a hacerlo con actores que no la respetaban personal o profesionalmente, Ida se vio motivada por la necesidad auténtica de dirigir. Para ello, y con la misma determinación con la que se había enfrentado al sistema de Hollywood, fundó junto a su entonces marido, Collier Young, la productora independiente Filmakers, en la que dirigió cinco películas entre 1949 y 1953.

Su talante desafiante y claro al tratar los conflictos de sus personajes, de una manera muchas veces cercana al documental, le hicieron convertirse en uno de los primeros cineastas en trasladar la realidad social a las pantallas del Star Sistem, convirtiéndola en casi una comentarista de la situación contemporánea y de los problemas de las mujeres. Sus congéneres masculinos tan sólo los habían abordado en la pantalla desde perspectivas condescendientemente masculinas. Así, tocó los efectos de la polio en una bailarina en Never Fear (1949); la violación en Ultraje (Outrage, 1950); la escalada social y las relaciones materno-filiales en Hard, Fast and Beautiful (1951); la violencia, el sadismo y la psicopatía en El autoestopista (The Hitch-Hiker, 1953), considerada ésta la primera obra de cine negro dirigida por una mujer y quizás la joya de su filmografía, o la bigamia en El bígamo (The Bigamist, 1953), película que también interpreta como protagonista junto a Joan Fontaine.

Directa, moderna, clara frente a los problemas y las heridas del alma de sus personajes, notable frente a la cámara, escudriñadora de rostros en busca de respuestas reales, sin concesiones. Con un trabajo de cámara elaborado elegantemente, situando largos planos con grúa tan perfectos que se hacen casi imperceptibles e iluminando sus historias con un sabor mezcla del mejor noir y el documental más preciso. Ida lupino se convirtió en la inteligente “madre”, así se hizo llamar en muchos de sus rodajes, para manejar los temperamentos de equipos enteramente masculinos a los que dar instrucciones sin alterar los egos, aunque también sin apagar los escepticismos que tanto sus compañeros de equipo como la prensa especializada le regalaban, tratándola de mera curiosidad.

Exploradora por encima de todo, Lupino, aquella a la que aun molestándole vivir en un mundo de hombres, nunca se dejó amilanar, consiguió pasar con creces su propio examen de las normas que imperaron en su momento, con el manejo impecable de las tensiones y el concienzudo y elaborado trabajo de su cámara.

No sé si fue pionera como primera, ciertamente no, pero fue pionera como exploradora del arte y la conciencia, y de su talento que nos regaló a todos y que espero recuperemos pronto, donde quiera que sea. Exploradora que abrió camino a otras espléndidas exploradoras, tantas como Agnès Varda, Agnieszka Holland, Claire Denis, Ana Mariscal, Barbra Streisand, Jane Campion, Kathryn Bigelow, Pilar Miró, Sofía Coppola, Josefina Molina, Lina Wertmüller, Sally Potter, Liliana Cavani, Marguerite Duras, Mira Nair, Isabel Coixet… y tantas y tantas otras que ahora esta pésima memoria masculina olvida y de lo que se arrepentirá cuando estas palabras estén publicadas.

De lo que seguro no me arrepiento es de traerles hoy a Ida Lupino. Busquen su obra donde puedan y disfrútenla sin olvidar que fue una genial exploradora de sí misma y de los demás.

Teaser El autoestopista.

Trailer El bígamo.

(Estas película están enteras en YouTube)

Menéalo

Sobre el autor

Antonio Bazaga
Toño Bazaga. Más de 20 años dedicados al mundo del cine, habiendo tocado casi todos los palos: producción, desarrollo, escritura, financiación… Convencido de que el futuro del cine está aún por llegar. Apasionado de la literatura y la historia, creo que el celuloide es el mejor invento para contar lo que pasa, lo que pasó y lo que puede pasar. En fin, parte indispensable de nuestra vida.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 02.03.2018 , Olga ha comentado:

    Bonito homenaje cinematográfico, Bazaga, a nosotras y a través de una de tantas mujeres que nos representan. Siempre descubriéndonos tantos detalles y tantas peculiaridades.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.