18.10.2019

Las imágenes más impactantes de medioambiente y naturaleza del World Press Photo

Menéalo

Un niño que recolecta materiales reciclables duerme en un colchón rodeado de basura que flota en el río Pasig en Manila, Filipinas. La imagen está tomada en octubre de 2018. En algunas partes del río, los desechos son tan densos que es posible caminar sobre la basura. Foto: Mário Cruz.

Hacemos un recorrido por las mejores imágenes del año en los apartados de Naturaleza y Medioambiente del prestigioso concurso de fotoperiodismo World Press Photo, aprovechando que la exposición de estas impactantes instantáneas está abierta en Madrid hasta el 3 de noviembre. Un recorrido que nos lleva desde la caza furtiva y la desecación del lago Chad en África a los gigantescos incendios de California y la contaminación de los ríos asiáticos.

 La foto ganadora en medioambiente, de Brent Stirton para Getty Images, recoge el camuflaje y entrenamiento de la unidad femenina contra la caza furtiva –sin duda, un grave problema en todo el planeta- en una reserva natural en Zimbabue. Leemos: “Akashinga, que significa “los valientes”, es un grupo de guardabosques integrado por mujeres, que se ha establecido en este país africano como un modelo alternativo de conservación”. “Su objetivo consiste en trabajar con, en lugar de en contra de, las poblaciones locales, para obtener beneficios a largo plazo tanto en las comunidades como en el entorno. Akashinga incluye a mujeres procedentes de familias pobres y las anima, les ofrece empleo; ayuda a la población local a beneficiarse directamente de la conservación de la vida silvestre”, algo que no siempre ven tan claro con otras estrategias, “que consideran que son imposiciones desde el exterior y no tienen en cuenta las necesidades de los habitantes de esos territorios”.

Desde la edición del año pasado, el prestigioso concurso de fotoperiodismo World Press Photo ha sumado la categoría de medioambiente a la que ya tenía de Naturaleza en sus premios. Conceden “un Premio a la mejor instantánea individual y serie fotográfica que documente el impacto, positivo o negativo, que tenemos los humanos sobre el medioambiente”. Además, y señal de la importancia que concede la Fundación World Press Photo al tema, es que el catálogo de este año abre con las tres fotos individuales premiadas en este apartado. La nueva edición, la 62, de este prestigioso certamen, que tiene como objetivo “conectar al mundo con las historias que importan”, ha recibido casi 80.000 imágenes presentadas a concurso por 4.738 fotógrafos y fotógrafas de 129 países. El certamen nació en 1955 a partir de un grupo de fotorreporteros holandeses; en su primera convocatoria recibió 300 fotos.

El segundo premio en Medioambiente recoge el drama de los gigantescos incendios que se cebaron el otoño pasado con California. “Fue la más mortífera y destructiva oleada de fuegos de las que se han registrado hasta el momento; quemó una extensión de más de 676.000 hectáreas”, una extensión superior a toda la comunidad autónoma de Cantabria. La foto es del estadounidense Wally Skalij para Los Angeles Times.

Un flamenco del Caribe mira los calcetines que la veterinaria Odette Doest confeccionó para curar las lesiones en sus patas causadas por una infección. Foto: Jasper Doest.

Petronella Chigumbura, de 30 años, miembro de élite de la fuerza de guardabosques mujeres conocida como Akashinga, en un momento de su entrenamiento. La Fundación Internacional contra la caza furtiva decidió en 2017 utilizar un equipo exclusivamente femenino para administrar una reserva natural en Zimbabue. Foto: Brent Stirton. Getty Images.

Ríos muertos por la basura

La imagen que ha recibido el tercer premio nos llama poderosamente la atención desde lejos en el recorrido por la exposición en el COAM (Colegio de Arquitectos de Madrid) y nos hace detenernos un buen rato. Es del portugués Mário Cruz y en el pie leemos que se trata de un niño que recolecta material reciclable tumbado sobre un colchón rodeado de basura flotante en el río Pásig, Manila, Filipinas. Lo que cuenta la foto es escalofriante; no hace falta explicar mucho más sobre las terribles consecuencias de alimentar el monstruo de producción de basura sin límite, sin atender ni a la reducción, ni a la reutilización, ni al reciclaje: El río Pásig fue declarado biológicamente muerto en la década de los 90, por una combinación de contaminación y desechos industriales que las comunidades vecinas echaban allí sin ningún filtro ni control. “Un informe de 2017 cita el Pásig como uno de los 20 ríos más contaminados del mundo, con hasta 63.700 toneladas de plástico que deposita cada año en el océano”. Aunque hay proyectos y campañas para limpiarlo, algunos de los cuales han obtenido premios internacionales en 2018, “hay tramos del río en los que la basura alcanza tal densidad que es posible avanzar caminando por encima de los desechos”.

Ranas sin sus ancas

El apartado de Naturaleza nos ofrece también conmovedoras imágenes. Especialmente la que ha sido merecedora del primer premio, del húngaro Bence Máté. Si uno no ve bien lo que pasa en la foto, leer el pie produce una intensa sacudida: “Ranas con las patas cortadas y rodeadas de huevas intentan abrirse camino hacia la superficie, tras haber sido arrojadas de vuelta al agua en los Cárpatos Orientales, en Rumanía. A menudo a las ranas se les corta las ancas para comercializar con ellas como un majar, y son arrojadas aún vivas de nuevo al agua”, en una orgía de agonía muy incómoda de contemplar.

En los últimos años, la región del lago Chad se ha convertido en el escenario de uno de los desastres humanitarios más complejos del mundo: una región devastada por varios fenómenos convergentes de cambio climático, extremismo violento, inseguridad alimentaria, explosión demográfica, enfermedad, pobreza, Estado débil y corrupción. Foto: Marco Gualazzini.

Una medusa peine alada, Leucothea multicornis, con sus alas ampliamente abiertas, en aguas alicantinas. Foto: Ángel Fitor.

Una medusa peine alada, ‘Leucothea multicornis’, con sus alas ampliamente abiertas, en aguas alicantinas. Foto: Ángel Fitor.

El segundo premio nos ofrece algo más tranquilizador. La foto es de Jasper Doest y nos muestra a un flamenco del Caribe que inspecciona curioso los calcetines improvisados que se le han confeccionado para ayudarle a curar las graves heridas que sufre en las patas; estas lesiones son comunes entre los flamencos que viven en cautividad, ya que sus pies son sumamente sensibles y suelen caminar sobre un suelo blando. El asunto es que el flamenco estaba gravemente herido cuando fue rescatado por un centro de rehabilitación, y ahora ahí vive rodeado de humanos, y ya muy habituado a ellos.

En el tercer premio en Naturaleza llegamos a un español, Ángel Fitor, con su estética imagen de una medusa peine alada, Leucothea multicornis, con sus alas ampliamente abiertas, en aguas alicantinas.

El lago Chad, reducido a un 10%

Seguimos el recorrido. El primer premio en la categoría de reportaje de medioambiente cuenta, a través de la cámara del italiano Marco Gualazzini, la crisis humanitaria que vive la cuenca del lago Chad, en su día uno de los más grandes de África y sustento de 40 millones de personas en Níger, Nigeria, Chad y Camerún, y que en la actualidad sufre una desertificación masiva. “Como resultado del riego sin planificación, una sequía prolongada, la deforestación y una mala gestión de los recursos, el tamaño del lago se ha reducido un 90% en los últimos 60 años. Los medios de vida tradicionales, como la pesca, se han extinguido, y la escasez de agua empieza a causar conflictos entre agricultores y pastores de ganado”. Por si tuvieran poco con este drama ambiental, Boko Haram, el grupo yihadista activo en la zona, añade más sufrimiento, ya que saca provecho de las dificultades y del hambre tan extendida. “El grupo utiliza las aldeas como lugar de reclutamiento; el prolongado conflicto ha desarraigado a 2,5 millones de personas, lo que ha agravado la inseguridad alimentaria”.

Nos detenemos por último en el tercer premio de naturaleza, del alemán Ingo Arndt para National Geographic, con unas preciosas imágenes, muy del gusto de National Geographic, de pumas en la región Torres del Paine, en la Patagonia chilena, incluida la caza de guanacos, primos de las llamas.

‘World Press Photo 2019. Edición Madrid’. Sala Mercadal del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, COAM (Hortaleza, 63). Hasta el 3 de noviembre. Precios entre 3€ y 5,5€.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.