26.03.2014

Javier Giner homenajea a las malas malísimas de Hollywood

Menéalo
El director de cine Javier Giner. Foto: ©Yago Partal

El director de cine Javier Giner. Foto: © Yago Partal

El cineasta Javier Giner presenta ‘El amor me queda grande’, su tercer cortometraje, a concurso en el Festival de Cine de Málaga. Una cinta que homenajea el cine negro y los melodramas a las malas malísimas de Hollywood, como Lana Turner y Barbara Stanwyck, con solo tres elementos: dos niños y un parque.

“Nací en Barakaldo -dato importante pues espero que esto lo lea mi madre, que también es barakaldesa- el año en el que se publicó Bajo el signo de Marte, de Fritz Zorn, y se estrenó La guerra de las galaxias”. Así comienza su biografía –larga- el cineasta, escritor y agitador cultural Javier Giner, que acaba de estrenar a concurso su corto ‘El Amor me queda grande’ en el Festival de Cine de Málaga con grandes expectativas de ver recompensado su trabajo. El corto, de algo más de 19 minutos de duración, se presentó previamente en la Semana del Cine de Medina del Campo (uno de los festivales más importantes de España en lo que a cortos se refiere), donde recibió una mención especial del jurado Senior. Pero ¿qué es El amor me queda grande? Y ¿quién es Javier Giner?

Prácticamente la totalidad del mundo del cine conoce a Javi Giner. Buena culpa de ello la tiene el hecho de que se integrara en el equipo de El Deseo, la productora de Pedro Almodóvar, donde trabajó durante cuatro años como responsable de relaciones internacionales y ayudante personal del director manchego. “Fue en el periodo de sus películas Hable con ella y La mala educación”, cuenta Giner. “Fue un sueño cumplido, la mejor escuela vital y de cinematografía que uno pueda soñar en su vida. El lugar donde más he aprendido de este mundo. Fueron mis mejores años, sin duda”.

Giner estudió dirección y guion en la Escuela de Cine de Los Ángeles (California) en un curso intensivo que duró casi dos años. Allí rodó sus dos primeros cortos: Save me, sobre lo que ocurre en un rodaje de una peli porno, y Night Flowers, protagonizado por dos putas travestis. Ya apuntaba maneras. Fue justo al abandonar El Deseo cuando comienza a rondarle la idea de El amor me queda grande. “He tardado nada menos que seis años en rodar este corto”, explica. “Quería rendir un homenaje a las películas que me habían marcado de pequeño. Al cine que me ha hecho ser como soy. A melodramas como Perdición o La dama de Shangai, a Douglas Sirk y Vincente Minnelli, Nicholas Ray o Leo McCarey. Y, sobre todo, a Lana Turner y Barbara Stanwyck, dos de las mujeres de mi vida”.

Y para conseguirlo ha rodado una historia protagonizada por una niña y un niño en un parque. “Una sinopsis que, dicha así, es por definición la antipelícula”, ríe el director. “Pero era la forma que tenía para contar todo eso, para hacer ese homenaje: a base de contrastes. ¿Qué hay más opuesto al melodrama negro que el mundo presuntamente inocente de los niños? ¿Y qué más opuesto al drama que la comedia?”. Así nace esta historia de malas, malísimas, de factura colorista y realización brillante, protagonizada por Lucía, a la que da vida –y cómo- la niña Lucía Caraballo. “Hicimos un casting muy intenso, y una vez que llegó Lucía supe que tenía que ser ella. Luego, una cosa que aprendí de mi etapa con Almodóvar, ensayamos durante dos meses. Eso ha sido vital para que el resultado sea tan bueno”, afirma el director.

En estos tiempos de crisis y recortes y más recortes, lanzarse a la aventura de rodar una película, por pequeña que sea, es casi un acto de heroísmo. Y más si no cuentas con ningún tipo de ayuda. “Fueron muchos intentos de presentarme a concursos de guion, a ayudas… Y nadie apostó por él. Ya te digo que sobre el papel es un guion con muchas banderas rojas, no es un corto obvio que ofrezca una seguridad inmediata a un productor”.

¿Cómo se financia entonces esta película? “El amor me queda grande está financiado 100% de manera privada, a través de un crédito pedido al banco y avalado por el plan de pensiones de mis padres. Y quiero que lo sepa el mundo entero. Estoy endeudado a tope y el único responsable de esa deuda soy yo mismo. No podía contar con ninguna ayuda, así que tiré de mi familia. Con mis padres y mi hermano he montado una productora que se llama Actus Producciones S. L., con la que he podido hacer este corto realidad. No tengo palabras para agradecer el apoyo de mi familia; cualquier cosa que diga será poco”.

Al menos, Canal + ya se ha interesado por este trabajo, que se emitirá en mayo en la cadena de televisión, y la distribuidora Agencia Freak se ocupará de hacerlo llegar al mayor número de espectadores y festivales posible. Os recomiendo que, en cuanto tengáis ocasión, no dejéis de ver esta pequeña joya perfectamente medida llamada El amor me queda grande.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.