16.09.2015

Juan Varela, cómo dibujar la naturaleza y vivir bien de ello

Menéalo
Una de las obras de Juan Varela.

Una de las obras de la nueva etapa abstracta de Juan Varela.

Ese hombre que ha dibujado colibríes, grullas, garzas y alcaravanes como nadie acaba de recibir el Premio de la Fundación BBVA a la difusión del conocimiento y sensibilización en conservación de la biodiversidad en España, en su décima edición. Hoy en la ‘Ventana Verde‘ de ‘El Asombrario’ entrevistamos al dibujante y pintor Juan Varela, un nombre de prestigio y sensibilidad entre los amantes de la naturaleza.

Los Premios Fundación BBVA a la Conservación, como en su propia convocatoria indican, “apuestan por personas e instituciones que consiguen avanzar en el conocimiento de la crisis de la biodiversidad y que, además, son capaces de movilizar ese saber, trasladándolo a la acción informada sobre el terreno, o a la opinión pública, por medio de la difusión y la sensibilización”. Existen tres categorías en estos galardones, dos de ellas destinadas a premiar las acciones de conservación en España y en Latinoamérica y otra dedicada a la comunicación. Los premios están dotados con 580.000 euros distribuidos en sus tres categorías, lo que los sitúa entre los galardones ambientales más relevantes a escala internacional. Entre los ganadores de este año, la Fiscalía Coordinadora de Medio Ambiente y Urbanismo, “por casi una década trabajando para el cumplimiento de la legalidad, una labor fundamental para la persecución de los delitos ambientales y la protección de los espacios naturales y su biodiversidad”. En Actuaciones en Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica, el premio ha recaído en el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, por casi una década de trabajo para preservar la mariposa monarca (Danaus plexippus); como afirma el jurado, “se trata de una de las especies de invertebrados más emblemáticas del planeta por su extraordinaria migración de más de 5.000 kilómetros entre Canadá y México, un fenómeno único muy vulnerable al cambio climático”. Y en Difusión del Conocimiento y Sensibilización en Conservación de la Biodiversidad el galardón, dotado con 80.000 euros -un galardón que, por ejemplo, han recibido en ediciones anteriores el divulgador Joaquín Araújo, el naturalista y editor Josep del Hoyo y el fotógrafo Daniel Beltrá-, premia a Juan Varela Simó, “por su dilatada y continua labor de divulgación a favor de la conservación de la naturaleza a través de un trabajo de ilustración altamente creativo, tanto en España como en muchos otros países”. El jurado destaca “sus excelentes representaciones realistas de animales y plantas se han plasmado en un amplio abanico de soportes, desde enciclopedias de referencia y libros, hasta documentales y otros materiales educativos y de sensibilización medioambiental”.

Hablamos con él:

Y tú que estudiaste Biología y querías dedicarte a la investigación, y en concreto a la etología, al comportamiento de los animales…

Y llegué a hacer algunos trabajos de investigación con gaviotas y aves acuáticas… Pero el hecho de no poder entrar en la Universidad para investigar me hizo dirigir mis pasos hacia la ilustración… Empecé en la enciclopedia de Félix Rodríguez de la Fuente y, mira, hasta aquí…

Con más de 20 libros como autor… Y otros 40 títulos en los que has colaborado… ¿Sientes que ha sido reconocido tu trabajo?

Pues sí. A pesar de que es figurativo, y eso está bastante minusvalorado en España, sí creo que se me ha valorado como referente en la pintura de naturaleza.

Libélulas de Juan Varela.

‘Libélula’, de Juan Varela.

Esta misma semana presentas en el Delta del Ebro tu nuevo libro: ‘Dibujo de Aves’ (editorial Parramón). Por cierto, ¿las aves acuáticas han seguido siendo tus favoritas en tu trabajo?

Sí, me han seguido llamando siempre mucho la atención, pero también te enamoras de la alegría y complejidad de movimientos de un pajarillo… o de la elegancia de una rapaz… De los mamíferos, claro…

Juan, es un tipo de pintura mucho más apreciada en el mundo anglosajón, donde también has expuesto con asiduidad, ¿no?

Sí, sin duda, es un tipo de pintura más apreciada en países como Estados Unidos y Reino Unido que en España. Hay dos grandes escuelas en pintura de naturaleza. La europea, con maestros como Lars Jonsson y Bruce Pearson, más centrada en los apuntes del natural; y la norteamericana, con, por ejemplo, Robert Bateman, hiperrealista, muy centrada en el detalle. Mi trabajo se asimila a la europea. La línea americana últimamente ha estado muy en boga por las posibilidades que brinda el trabajo con ordenador.

Línea de la que tú huyes…

Creo que ofrece muchas posibilidades, pero que te hace perder espontaneidad; que con ese tipo de trabajos queda poco de la idea original.

Entre lo último que hemos visto de ti, la exhibición de tu faceta abstracta, que parte de la naturaleza, de los insectos, por ejemplo, como en la actual exposición en la galería madrileña Mad is Mad pero que se fuga hacia lo abstracto. Palabras ya mayores de pintura frente a tus múltiples trabajos de ilustración.

Sí, quiero seguir insistiendo en este camino, que te hace funcionar la cabeza en otra dirección, experimentar, sentirte más libre…

Y en primavera de 2016, el Museo Nacional de Ciencias Naturales te dedicará una exposición retrospectiva, ‘La forma del viento’. ¿Notas cambios a lo largo de esas cuatro décadas de trayectoria?

Por supuesto. Aparte de un mejor dominio de las técnicas, también en el enfoque.

¿En qué sentido?

Al principio, eran imágenes más descriptivas, con más información; ahora intento ser más conciso, más minimalista, más zen…

¿También en la vida?

También. Apuntando mejor y prescindiendo de tantas cosas superfluas…

Os dejamos con parte de lo escrito por el propio Juan Varela para su exposición Cuadernos de campo soñados, en Mad is Mad, galería asociada con El Asombrario:

“Mis cuadernos de campo proceden de observaciones del natural de hechos y procesos naturales, sin juzgarlos ni interpretarlos y generalmente observados a través de la lente de unos prismáticos o un telescopio con el que no interfiero en su cotidiano trajín. Las anotaciones de esa vida en movimiento son generalmente frenéticas, pues ninguno de los motivos suele concederme un minuto de quietud. No me queda más remedio que tratar de entender lo que ocurre y reflejar con trazos rápidos un fragmento de lo que transcurre ante mi vista. El dibujo así se convierte en una navegación continua sobre el papel, no tanto al azar por cuanto es dirigida por una conexión directa mirada-mano: no dibujo lo que sé, sino lo que veo, y de la forma más automática posible. La observación y la metodología del trabajo generan una gestualidad y una memoria de fragmentos, de luz, de contornos o de movimientos, que no se traslada al trabajo en curso y queda perdida y circulando, tal vez buscando salida. De esta forma, la línea discurre, crea espacios aleatorios y lagunas, escapa y retrocede, se convulsiona y agita con el único precedente de la línea anterior y la visión fugaz de lo que ya está formado. El color viene después, como una conclusión lógica y esta vez no es al azar sino de forma necesaria, expandiendo y casi verbalizando lo que el trazo ya dejó dicho. El resultado son formas extrañas, no componentes de una criptozoología, sino pequeños especímenes provenientes de la naturaleza, generados fuera de ella, abocados a la extinción prematura y recopilados en unos cuadernos de campo soñados”.

La exposición de Juan Varela ‘Cuadernos de campo soñados’ puede verse en Mad is Mad. (Pelayo , 48, Madrid) hasta el 26 de septiembre.

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’

Libélulas III. Juan Varela.

‘Libélulas III’. Juan Varela.

Libélulas de Juan Varela.

‘Libélulas’, al estilo realista, de Juan Varela.

Zorros. Juan Varela.

Otro de los apuntes en los cuadernos de campo de Juan Varela.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.