21.11.2013

Mary Ellen Mark: “Los grandes medios están controlados por la publicidad, por el lujo’

Menéalo

Mary Ellen Mark

Mary Ellen Mark (Filadelfia, 1940), una de las grandes fotógrafas estadounidenses aún en activo, presenta su exposición Celebrities en La Fábrica. Además, realiza un taller para profesionales en la escuela internacional de PhotoEspaña. Esta mujer asidua de cabeceras como LIFE, New York Times Magazine, The New Yorker, Rolling Stone o Vanity Fair, nos recibe para hablar de periodismo, fotografía y sobre todo cine.

JACOBO RIVERO

Puedes seguir al autor en Twitter: @sputnikjkb

Antes de la entrevista, Mary Ellen Mark pregunta por restaurantes a los que ir por el centro de la ciudad y marca las sugerencias con bolígrafo en un folio impreso, mientras toma un refresco en la cafetería de La Fábrica donde ha instalado su oficina de atención a los periodistas. La fotógrafa estadounidense muestra curiosidad y voluntad de conversar sin marcar distancias. Una de las fotos que encabezan la exposición es el retrato que hizo a Denis Hopper durante el rodaje de Apocalypse Now: “Hopper era una persona muy generosa, también a la hora de dejarse fotografiar. Se entregaba mucho, dejaba que te asomaras a su alma, era un sujeto genial, maravilloso”. En la fotografía se aprecia la atmósfera que trasmite la película que rodó Francis Ford Coppola durante 238 días, entre 1976 y 1977. Mary Ellen Mark suspira cuando piensa en Hopper y aquel rodaje en Filipinas. “Yo no lo pasé tan mal” dice con media sonrisa y vuelve a referirse al actor, fallecido hace tres años: “Era un magnífico fotógrafo, adoraba la fotografía, la coleccionaba, así que pienso que se influyó a sí mismo para el papel”.

El recorrido de la fotógrafa estadounidense impresiona. Por su cámara han pasado algunos de los personajes más importantes de la historia reciente del cine: Woody Allen, Johnny Deep, Brad Pitt, Martin Sheen, Marlon Brando, Jack Nicholson, Catherine Deneuve, François Truffaut, Dustin Hoffman, Luis Buñuel, Federico Fellini, Jeff Bridges, Cate Blanchett o Milos Forman. Ellen Mark estuvo en rodajes como el del Satyricon o Amarcord con Fellini, en Tristana con Buñuel, en Alguien voló sobre el nido del cuco con Milos Forman, en Marathon Man con John Schlesinger, en Apocalypse Now con Francis Ford Coppola o en Babel con Alejandro González Iñárritu. Pero su trabajo no se limita al cine, este es solo una parte de una trayectoria que incluye innumerables reportajes de fotoperiodismo en los que ha retratado desde las profundidades de la sociedad estadounidense, hasta las bodas en México o los prostíbulos en Bombay.

Siempre con un respeto enorme por los protagonistas de sus fotografías, que se muestran ante la cámara con una mezcla de reivindicación y orgullo. “Me interesan las personas que viven en los márgenes de la sociedad. Creo que hay que mostrar cómo viven todas las personas, no solo las estrellas del cine o los que tienen mucho dinero. Hay que abrir el conocimiento y la percepción de los espectadores hacia distintos estándares de vida. Es algo que me interesa mucho, pero también fotografío a personajes que no están tan en los límites. El año pasado hice un reportaje sobre las celebraciones de fin de curso en Estados Unidos, es una mirada hacia los distintos aspectos de la sociedad, desde los adolescentes que van a colegios privados muy sofisticados hasta otros que viven en los guetos de New Jersey. Una mirada hacia las diferencias, pero también hacia las semejanzas”.

La voluntad de la fotógrafa es precisamente poner en conexión lugares aparentemente alejados, no tanto por los entornos sociales o geográficos, como por las situaciones personales: “En Babel fotografié la parte del rodaje en Marruecos; me encanta esa película. No creo que haya una relación entre esas montañas de Marruecos y un hogar en Nueva York. Pero sí tiene que ver con sobrevivir, y todos nos podemos identificar con eso”. Ellen Mark también capturó con su cámara las movilizaciones contra la guerra de Vietnam y las luchas por la liberación de la mujer que se produjeron en Nueva York a finales de los años sesenta. Momentos muy intensos, en todos los aspectos, que ahora vuelven a ser referencia al hilo de las protestas del movimiento Occupy y las luchas globales: “En los sesenta y setenta, la gente sentía más esperanza; pensaban que las manifestaciones servirían para algo, quizá hoy en día tengan menos esperanzas y por eso hay menos protestas. También ahora hay muchos bloqueos de la policía, ya no es tan divertido ir porque cierran partes enormes de la ciudad y es imposible moverse. Creo que es una pena, antes te podías mover por cualquier lado y hacer cualquier cosa, ahora es muy difícil, especialmente cuando es una manifestación grande. Así que cuando tomo fotografías en la calle de manifestaciones intento ir a Brooklyn o al Bronx, porque suelen ser más interesantes, no hay esos bloqueos policiales enormes.  Me gusta ir a lugares abiertos y en los que te puedas mover por donde quieras”.

En relación al cine, Ellen Mark opina que la década de los setenta fue un periodo excepcional: “Se hicieron grandes películas, fue una época maravillosa. Quizá ahora se estén realizando mejores películas por directores de fuera de Estados Unidos. En el avión vi por segunda vez El secreto de tus ojos;, es una película fantástica. Trabajé con el director coreano Park Chan-wook, en Old Boy, que está haciendo muy buen cine o Tim Burton, con el que no pude trabajar en su última película. Creo que hay directores que todavía quieren hacer ese tipo de filmes, pero los grandes estudios solo quieren dedicarse a las grandes producciones”. Si se habla de cine, es inevitable preguntar por su relación con Buñuel y Fellini, “Tenían una mirada radicalmente distinta, no puedes compararla. No sé si hay una mirada distinta entre los directores de cine europeos y los estadounidenses, depende mucho del director y hay algunos maravillosos. Coppola es un realizador impresionante, El Padrino es una película excepcional. Ocurre que ahora en el cine, como con las revistas y publicaciones, la situación es terrible, todo parece igual”.

Ellen Mark es muy crítica con el papel de las redes sociales y la situación actual del periodismo. Sus trabajos fotográficos son lo opuesto al inmediatismo y le gusta “investigar” a los personajes y las situaciones con suma delicadeza, para que sus fotografías reflejen el ambiente más allá de lo superficial. Para ella, el blanco y negro de sus fotos es una forma de mostrar la textura compleja de los lugares y las circunstancias. “Hay una crisis de las grandes publicaciones. Está todo controlado por la publicidad, todos quieren lujo. Se publican muy pocas historias buenas. El otro día en la revista Time había un reportaje sobre los inmigrantes que van a la Isla de Navidad en Australia, muy interesante, muy poco común. Me encantó. En cuanto a las redes sociales…  No creo que eso sea fotografía. Por ejemplo, con Instagram se puede hacer una foto de ese tomate y hacer algo realmente bonito, pero un niño de cuatro años seguramente pueda hacer algo todavía más interesante con un móvil. Esta mañana vi a una chica que se hacía fotos de sí misma con el teléfono; estamos rodeados de este tipo de situaciones y me parece un poco terrible; la fotografía es otra cosa. Yo intento hacer algo distinto, fotografiar a gente tal como es, especialmente a gente que me gusta, que me cae bien. Es muy fácil hacer fotos a gente que no te cae bien, la cámara puede ser muy cruel y es una ventaja demasiado grande, aunque también he hecho fotos a gente que me disgusta…”

La conversación acaba y solo queda pendiente una cuestión. Mary Ellen Mark comenzó a fotografiar su entorno con nueve años, gracias a una cámara Box Brownie que le regalaron. Desde entonces hasta ahora, sus retratos de lugares y personajes han atravesado diversos paisajes y situaciones; un viaje constante por mostrar diferentes lugares con una fotografía muy singular. En ese trayecto queda por saber cuáles han sido las músicas que la han acompañado. Ante la pregunta, la fotógrafa regala una enorme sonrisa: “Me gusta la música clásica, la ópera, Beethoven… y me encanta Tom Waits. Antes viajaba siempre con música”, señala divertida, antes de volver a la cuestión de los restaurantes recomendables de Madrid, con su bolígrafo y su mapa impreso.

Menéalo

Sobre el autor

2 comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.