10.03.2019

Los “mujericidios” que La Pardo Bazán escribió hace más de un siglo

Menéalo
Emilia Pardo Bazán.

Emilia Pardo Bazán.

Tres veces le negaron ser académica de la Real Academia Española (RAE). Padeció todo tipo de chascarrillos machistas. En estos días de reivindicaciones feministas, bueno es recordar a las que abrieron camino. Hace más de un siglo, Emilia Pardo Bazán (A Coruña, 1851-Madrid, 1921) ya publicó más de 30 cuentos relacionados con la violencia ejercida por los hombres sobre las mujeres. Cuentos no suficientemente conocidos que, a finales del XIX, ya hablaban de “mujericidios”. De acoso sexual. De prostitución. De la discriminación en el marco educativo. Del papel reproductor de ellas. Del lenguaje. Del derecho al voto…

Hace días, preparando una charla sobre el ‘Madrid Oculto’, conocí que, a finales del siglo XIX, a una de aquellas primeras líneas de tranvía que circulaban por la ciudad los machirulos la llamaban “La Bazán”. El argumento: “Pasaba por Lista, pero no por Hermosilla”, haciendo referencia a la escritora gallega y al callejero por donde se encontraban los raíles de aquellas primeras rutas tranviarias madrileñas.

En días donde todos intentan apropiarse de los feminismos, en plural; de manipulaciones terminológicas sobre la violencia de género, sin apenas mención a la institucional relacionada; de propuestas liberales que justifican la prostitución y los vientres de alquiler o de reconocimientos tardíos, vacíos, interesados o manipulados hacía algunas de ellas, volvemos a observar múltiples silencios con personas como Concepción Arenal (Ferrol, 1820-Vigo, 1893) o La Condesa Rebelde, como era conocida Emilia Pardo Bazán (A Coruña, 1851-Madrid, 1921), entre otras muchas.

Lista interminable recogida con detalle en Rebeldes Periféricas del siglo XIX (@Lalinternasorda ) de Ana Muiña, con prólogo de Rosa Regás; publicación a la que siempre hay que echar ojo para intentar enmendar, en la medida de lo posible, dichos olvidos. Obra tan imprescindible como Feminismo para principiantes (@Ediciones_B) de Nuria Varela (@NuriaVarela) , referencia a la que hay que volver también cada cierto tiempo para recordar momentos e hitos inexcusables de las luchas protagonizadas por ellas en pos de la igualdad. Publicación que se ha vuelto a editar, ilustrada magníficamente por Toña Santolaya.

A La Bazán se la suele conocer como novelista por Los Pazos de Ulloa y otras narraciones. También por sus relaciones personales, pero gran parte de su obra, aportaciones, compromisos y luchas son escasamente celebrados. Amante de la literatura, aprendió varios idiomas para poder leer en las lenguas originales. Nos introdujo en la literatura rusa. Su obra periodística y literaria es enorme; sirva como ejemplo que escribió más de 650 cuentos. Primera Catedrática de Literatura en la Universidad madrileña. Primera socia del Ateneo madrileño. Primera Presidenta de la Sección de Literatura del mismo. Tres veces le negaron ser académica de la Real Academia Española (RAE). Tuvieron que transcurrir 250 años, desde su creación, para que Carmen Conde (1978) ocupara la letra K, pasando a ser la primera mujer en acceder a la Docta Casa de la Literatura.

Bazán introdujo el naturalismo en España. Viajera empedernida, fundadora de sus propios medios de expresión y muchas más, y más, realidades no mostradas de una mujer independiente, coherente en lo personal y en lo público, con contradicciones y cambios, como le ocurre a todas las personas a lo largo de su vida.

Hace un par años leí un texto de Montserrat Barba Pan sobre ella. En estos días de marzo vuelvo a recordarlo. La periodista gallega rememoraba las aportaciones de su paisana al feminismo. A finales del XIX ya hablaba de “mujericidios”. De acoso sexual. De prostitución. De la forma de vestirse. De la discriminación en el marco educativo. Del papel reproductor de ellas. Del lenguaje. Del derecho al voto. De la violencia machista y las penas derivadas por ella.

Sobre esto último Cristina Patiño Eirín publicó a finales del año pasado Emilio Pardo Bazán: El encaje roto. Antología de cuentos de violencia contra las mujeres (@edcontrasena). La profesora de la Universidad de Santiago reúne una selección de 35 cuentos relacionados con la violencia ejercida por los hombres sobre las mujeres que fueron publicados entre 1883 y 1922.

Relatos variados, diversos, algunos desgarradores, estremecedores. Por la ambientación, por los personajes, por los acontecimientos, por los resultados. Panoramas cercanos, echando un vistazo a páginas e imágenes de periódicos e informativos actuales. Historias y personajes poco abordados, desconocidos, anónimos, ocultos. De trabajadoras cuando la integración de ellas en el mundo laboral era invisible. De parejas, novios, madres, hijos. De la Galicia rural tan ignota como hermética, más mágica que la urbana.

Miedo, temores, encrucijadas, incluso un vampiro ochentero que desangra a su joven esposa, de tan solo 15 años, acercándose a la literatura ¿gótica? Todo tipo de violencias, psicológicas, físicas, malos tratos, asesinatos…

El indulto es el primero de los cuentos. Publicado originalmente en Revista Ibérica, el 1 de abril de 1883, su lectura viaja entre la esperanza y el terror. Entre el deseo de estar y un escenario que dibuja un final cercano que por momentos te recuerda El cuento de la criada, por cierto publicada por Margaret Atwood, 102 años más tarde.

“No es no” se reafirma Micaelita Aránguiz en el momento de contraer matrimonio con Bernardo de Meneses, en el último de los textos que da título a la antología, sin que nadie de las ilustrísimas familias presentes comprendan los motivos de tal rechazo al ser “unos novios satisfechos y amarteladísimos”. Fue publicado en El Liberal el 19 de septiembre de 1897. Entre ambos, 33 relatos y una lúcida introducción de Patiño Eirín que nos ayuda a conocer mejor los entornos y realidades de los cuentos, a sus personajes, a la escritora. Lectura reflexiva, efectiva, imprescindible.

Aquellos que la asociaban con la tranviaria solo reflejaban la visión simplista y mal intencionada que transmitían de ella escritores, colegas, aristócratas, intentando ningunear a una persona apasionada, valiente, feminista, cuando en España no se hablaba de ello. Mujer libre. Personalidad arrolladora a la que hay que leer para conocer, descubrir, conociéndola desde ella misma, sin necesidad de ningún tipo de intermediación.

Menéalo

Sobre el autor

Rubén Caravaca Fernández
Dinamizador y asesor cultural. Miembro de Cultura en Red y en Movimiento. Ha impartido cursos y talleres en centros culturales y universidades de una decena de países de tres continentes. Publicado una docena de libros, la mayoría sobre gestión cultural, trabajando con cerca de 100 artistas de todo el mundo. Miembro del Panel de Expertos del Observatorio de la Cultura de España y de la Red Iberoamericana de Docentes IBERTIC. Twitter: @rubencaravaca

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.