14.06.2016

El Museo Nacional de Ciencias Naturales nos llena la cabeza de pájaros

Menéalo
Somormujos de Juan Varela.

Somormujos de Juan Varela.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, se llena este verano de chorlitos, mochuelos, cárabos y somormujos; de las aves (y algún paisaje) que traza y pinta el reconocido artista Juan Varela, uno de los principales dibujantes de animales en España. La exposición ‘La forma del viento’ es un encuentro sereno y elegante a través de las aves con nuestra principal raíz y razón de ser: la naturaleza.

La exposición La forma del viento contiene más de de 60 obras, y pretende ser un recorrido por varias décadas de trabajo de Varela como ilustrador y pintor. En el museo de la Castellana encontramos trabajos suyos desde 1981 hasta este mismo año. Obras de elegante realismo, aunque en algunas ya apunta el artista trazos impresionistas que dejan entrever su recorrido hoy día dentro de lo abstracto.

La colaboración entre el Museo Nacional de Ciencias Naturales (que depende del CSIC, Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y MADbird 2016, la mayor feria internacional de turismo de observación de la naturaleza en España, que se celebró el pasado fin de semana en la otra punta del Paseo de la Castellana de Madrid, en el Paseo del Prado, ha sido esencial para que Juan Varela llene el museo de garzas y garcetas, águilas calzada, pescadora e imperial, búhos y cárabos, flamencos y carriceros y malvasías, sisones y avocetas (ay, las avocetas; hay un par de obras con ellas que son una maravilla). Y, por cierto, se nota la debilidad del artista por las aves rapaces y las acuáticas.

La forma del viento es un significativo recorrido por acuarelas, óleos, acrílicos, pasteles, ceras, dibujos a lápiz y cuadernos de apuntes que muestra el dominio de figura y fondo de Varela con la naturaleza, hasta para darle forma al viento. Lo explicó en la presentación la semana pasada: “El viento presta sus formas a los árboles cuando se mecen, a las aves cuando vuelan o planean”. De ahí el título.

Una de las obras de Juan Varela en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Una de las obras de Juan Varela en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Garceta. Obra de Juan Varela en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Garceta. Obra de Juan Varela en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Lástima que no haya más paisajes, pues en ellos Varela vierte mucha de su esencia, de su capacidad de sintetizar la armonía y la belleza (podemos ver alguna muestra de las marismas de Doñana y la playa gaditana de Bolonia, en Cádiz, una tierra especialmente querida para él).

Además, es buena ocasión para comprobar la pulcritud y precisión de sus descripciones a lápiz o pincel de las aves, pues junto a sus trabajos el visitante puede observar en vitrinas muchas de esas especies a través de ejemplares naturalizados de la colección del Museo, muy amplia en este aspecto; y que gracias a esta muestra adquieren nueva vida.

El biólogo y artista, que comenzó hace 40 años trabajando con los divulgadores Félix Rodríguez de la Fuente y Joaquín Araújo, cree que el arte “es importante como apoyo a la conservación de la naturaleza, pues aporta una mirada distinta, una mirada a nuestra forma de ver el mundo a través de gente con otra sensibilidad”. En este sentido, durante el recorrido por la exposición, el artista explicó que el secreto está en combinar “lo que ves y lo que sabes”, para obtener una descripción más fiel del ave, captar el movimiento más fiel, los tonos de plumaje más adecuados.

Aves naturalizadas de la colección del Museo Nacional de Ciencias Naturales junto a las obras de Juan Varela.

Aves naturalizadas de la colección del Museo Nacional de Ciencias Naturales, junto a las obras de Juan Varela.

Y claro que hace falta seguir con la sensibilización ambiental desde muchos frentes, porque la semana pasada las organizaciones conservacionistas WWF y SEO/Birdlife difundieron el estudio El veneno en España (1992-2013), en el que estiman que en estos 20 años han sido unos 185.000 los animales que han muerto por el uso de venenos en nuestro país; una atrocidad más en nuestra manera de no entender nada de nuestra relación con lo que nos rodea. Entre los grupos más dañados, figuran precisamente las aves rapaces; en general, las aves suponen en torno al 60% de esas víctimas del veneno.

Varela fue director de SEO/BirdLife y realizó trabajos de investigación sobre aves marinas. Autor de 24 libros, sus obras han ilustrado decenas de publicaciones y ejemplares. Sus pinturas han sido expuestas en más de 60 museos y galerías de España, Francia, Holanda, Reino Unido o Estados Unidos y, entre sus reconocimientos, destacan premios concedidos por el Ministerio de Medio Ambiente y, el año pasado, por la Fundación BBVA.

‘La forma del viento’, de Juan Varela, puede visitarse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, hasta el 18 de septiembre.

Lynx ha editado el libro-catálogo que puede adquirirse en librerías por 25 euros.

Más artículos en ‘El Asombrario’ sobre Juan Varela y artistas de la naturaleza.

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.