Nos vamos de Erasmus (o ‘Geriasmus’)

Nos vamos de Erasmus (o ‘Geriasmus’)

Ilustración: Concha Pasamar.

Ilustración: Concha Pasamar.

Menéalo
Ilustración: Concha Pasamar.

Ilustración: Concha Pasamar 

¿Os podéis creer que ahora, con más de cincuenta, acabo de descubrir mi verdadera vocación? “¡Pues qué bien!”, pensaréis. “¡Más vale tarde que nunca!”. El problema es que, en este caso, no es así, porque lo que yo quiero es ser Erasmus, y, claro, esa es una de las pocas cosas para las que tarde es sinónimo de nunca.

Todo empezó hace un mes cuando sonó la alarma de mi móvil a las tres y media de la madrugada; me desperté sobresaltada y tuve que hacer un esfuerzo para recordar el motivo de dicho madrugón. “¡Ah, es verdad!, ¡que nos vamos de Erasmus!”, me dije. Ya os podéis imaginar que yo, de Erasmus, nada —me temo que no hay becas de estudios para cincuentistas—, pero es que las madres tipo Pantoja somos así: si tenemos que acompañar a la niña al fin del mundo… pues hacemos las maletas y nos vamos; aunque solo sea para saludar a las cucarachas de la residencia de estudiantes en la que la vamos dejar, que, a juzgar por lo que cuesta la habitación al mes, no dudo que serán legión.

El caso es que, al día siguiente, me encontré sentada en la hierba de un parque de Zagreb —el destino que nos ha tocado—, escuchando jazz en directo con un mojito en la mano, y, claro, así cualquiera se inspira. Comprendí entonces que lo que realmente deseaba era quedarme allí durante unos meses, pero no de turista, sino viviendo la ciudad desde dentro, junto a miles de personas cuyo único objetivo fuera pasarlo bien y, de paso, aprender un poco, ¿por qué no?

En aquel momento de locura transitoria, incluso me sentí capaz de arreglármelas para subsistir con la absurda cuantía que supone la beca, 250€ al mes. Deseé, con todas mis fuerzas, levantarme cada mañana para ir a la universidad a conocer gente de diferentes países que me ayudaran a abrir mi mente y ampliar mi visión del mundo —que últimamente parece que se nos ha encogido un poco.

¿Sabéis lo que os digo? Que cada día admiro más a los jóvenes, porque, aunque los de mi generación nos empeñemos en buscar siempre sus defectos, hay que reconocer que son personas valientes y libres que se mueven por el planeta sin complejos. La puerta la abren a los 18, cuando realizan el obligado viaje iniciático —Interrail— y muchos ya no vuelven a cerrarla.

Dicho esto, no os asustéis; soy consciente de que ya no soy joven, pero, aun así, no estoy dispuesta a renunciar a mi vocación, y ando valorando la idea de solicitar una cita con el ministro de Cultura —o con el director general del INSERSO, habrá que hacer un estudio de competencias— para reclamar la convocatoria de unas becas de intercambio para maduritos, que podríamos llamar “Geriasmus”, con el objeto de que los locos como yo cumplamos el sueño de convertirnos en cincuentistas sin fronteras. ¿Alguien por ahí secunda mi petición?

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Laura

    Por Laura, el 20 octubre 2017

    Jajaja!! Por supuesto, apoyo la moción!! Cuenta conmigo incondicionalmente!! Gracias Marta, siempre consigues sacar una sonrisa!!

    • Marta Rañada

      Por Marta Rañada, el 23 octubre 2017

      Por supuesto que cuento con tu incondicionalidad, Laura. Me encanta ser capaz de sacarte una sonrisa!!

  • Marta

    Por Marta, el 20 octubre 2017

    Me apuntooooooo y podemos invitar a Serrat tambièn. 😊

    • Marta Rañada

      Por Marta Rañada, el 23 octubre 2017

      Eso, eso… que se venga también!!! ¿Cómo no se me había ocurrido?

  • Patricia

    Por Patricia, el 21 octubre 2017

    ¡¡¡Yo también quiero ser Erasmus!!! Me apuntooooooo!! Soy estudiante y casi cinquentista, pero tengo alma de veinteañera. Tiembla mundo que vamos 🛄✈️🌍😉😄🤣

    • Marta Rañada

      Por Marta Rañada, el 23 octubre 2017

      Pues tú sí que lo tienes fácil, Patricia. El otro día me escribió una amiga para contarme que ella coincidió en su Erasmus con una estudiantes de 53 años. Si no funciona la visita al Ministro igual me planteo volver a la Universidad y en un par de añitos…

  • Josefina

    Por Josefina, el 22 octubre 2017

    ¡Que maravilla !

    Me apunto a geriasmus.

    • Marta Rañada

      Por Marta Rañada, el 23 octubre 2017

      Genial, Josefina. Empezamos a ser un grupo de presión importante, ja ja ja…

  • Ana

    Por Ana, el 29 octubre 2017

    Si comienzas una campaña de firmas cuenta conmigo. Si lo hubiera sabido ayer te habría pedido ponernos a escribir la propuesta!!
    A partir de ahora seré una fiel seguidora. Gracias!!

    • Marta Rañada

      Por Marta Rañada, el 30 octubre 2017

      Hola Ana. Bienvenida al club! No puedo imaginar a qué hora habríamos acabado el sábado si nos hubiéramos puesto a redactar la propuesta! Ja ja ja….

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.