16.01.2014

Philippe Decouflé, el prestidigitador de la danza francesa

Menéalo

decoufle phillippe p cia dca

Lo atractivo de Panorama, espectáculo que se estrena este viernes en los madrileños Teatros del Canal, es que permite recorrer en dos horas los treinta años de trayectoria de Philippe Decouflé, prestidigitador de la danza francesa.

La extravagancia ha sido su aliada. El truco, su credo. La magia, su fuente de inspiración. De ilusión están hechos sus espectáculos. En treinta años de creación el coreógrafo prestidigitador francés Philippe Decouflé (París, 1961) ha sido más enfant que terrible y su espectáculo Panorama, que llega a los Teatros del Canal de Madrid este viernes 17 por cortesía del Festival de Otoño a Primavera, es la constatación de tres décadas de travesuras. La obra, creada hace dos años para su compañía DCA, es un resumen delirante de los mejores momentos de una carrera coherente que se inició en el prestigioso Certamen de Bagnolet, hoy extinto, que por aquellos años era la gran plataforma de lanzamiento de los talentos jóvenes europeos de la danza.

Y es que joven era entonces este cincuentón de espíritu infantil que sorprendió a todos con Vague Café (1983), una coreografía extravagante que flirteaba con el circo, apostaba por una danza de acrobacias imposibles y se definía por la vía de un estilo visual cercano al vídeo-clip. Absurda, sí, pero totalmente innovadora en el contexto de una nueva danza que no era tan propensa a mezclarse con el circo, esta pequeña coreografía fue la antesala a trabajos mayores y numerosas ovaciones de un público más bien amplio y no tanto de danza, que conectaba rápidamente con sus locuras escénicas, donde se materializan personajes absurdos, que pueden ser seres anfibios o hombres corrientes cuya sombra es autónoma y desobediente. Lo singular de Panorama, entonces, es que permite recorrer treinta años de una vida artística en un par de horas, dando acceso al universo onírico de uno de los más queridos coreógrafos del país de al lado.

Al sector duro de la crítica más sesuda, Decouflé con frecuencia le parece banal y frívolo, y estima poco serio que aparte de las creaciones de su compañía se meta de cabeza en proyectos de dudosa apariencia cultural como ese espectáculo para las strippers del célebre Crazy Horse de París o Coeurs Croisés, en el que atendió el llamado de un equipo de cabareteros de los suburbios parisinos, propuestas ambas que fueron vistas en Madrid y brutalmente apaleadas por cierta crítica local intransigente. Hay que admitir, no obstante, que sus aportaciones no tienen la envergadura ni la trascendencia de las de Pina Bausch o Martha Graham pero no se puede reseñar el fenómeno del nuevo circo y sus coqueteos con la danza sin pasar por Decouflé. Mérito tiene también que sea capaz de complacer a grandes audiencias que usualmente terminan aplaudiendo sus propuestas entre asombradas y emocionadas. Pero es que asombrosas y emocionantes llegan a ser algunas de sus creaciones, cuyos extractos más suculentos conforman Panorama, donde aparecen lanzados sobre el escenario como dados de casino esos retazos de Codex (1986), Triton (1990), Shazam! (1998), Solo (2003) o Le sombrero (2006), obras mayores de su catálogo que recogen los principios de ese ideario suyo que se balancea entre lo surrealista, lo escénicamente subversivo y una danza innovadora que por igual valora la gracia que la acrobacia.

La formación de Phillipe Decouflé delata los orígenes de su estética. No quería ser bailarín. Lo que quería era ser payaso y a ello se dedicó a fondo, estudiando en la prestigiosa Escuela de Circo de París y tomando clases de mimo con el mismísimo Marcel Marceau. De su aventura estadounidense destaca, cómo no, su paso por la compañía de Alwyn Nikolais, pionero de la modern dance norteamericana muy interesado por los efectos visuales basados en la luz y el uso de aquellos trajes que con frecuencia anulaban la verdadera fisonomía de sus bailarines. Su gusto por la tecnología del espectáculo, su interés por las posibilidades que otorgan los recursos audiovisuales (su solo Solo, es ejemplar en este sentido) y el lenguaje del vídeo y el cine más un omnipresente sentido del humor, terminan dando forma a un universo propio que encajó rápidamente dentro del movimiento de la nueva danza francesa de los ochenta, donde Decouflé irrumpió tan de repente como una las apariciones de Shazam, el mago que tanto le fascina y que da título a una de sus más delirantes, originales y descabelladas propuestas.

DCA. Panorama. Del 17 al 19 de enero. Festival de Otoño a Primavera de Madrid. Teatros del Canal.

Menéalo

Sobre el autor

Omar Khan
Periodista y crítico de danza español nacido en Venezuela. Graduado en la Universidad Central de Venezuela. Máster en Periodismo Universidad Autónoma / El País. Trabajó durante ocho años en la Revista Cinemanía y desde hace años se ha especializado en danza. Ha trabajado para la revista Por la Danza, de la Asociación de Profesionales de la Danza de Madrid. Ha sido y es colaborador habitual de publicaciones como Cinemanía, El País, El Economista, Babelia y EP3, entre muchas otras. Es fundador y director de susyQ, revista de danza, con ocho años de permanencia en el mercado español. Es también profesor en el Grado en Ciencias de la Danza de la Universidad Europea de Madrid.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

    Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

    Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.