28.05.2015

Santiago Auserón: “Hay que imaginar otro futuro”

Menéalo
El músico Santiago Auserón. Fotografía: Pepe Mena.

El músico Santiago Auserón. Fotografía: Pepe Ema.

La revista de actualidad cultural ‘Buensalvaje’ lanza hoy su tercer número en papel de la mano de David Villanueva. Para celebrar este número impar, la publicación dedica su portada al músico Santiago Auserón con una entrevista muy política. No en vano, el artista ha sido partícipe del programa cultural de Podemos.

Por DAVID VILLANUEVA 

Santiago Auserón recibe a ‘Buensalvaje’ en El Palentino, mítico bar de la calle Pez en Madrid. El músico gira continuamente con su septeto, con su trío, en dúo o a solas. Viene de Zamora, donde ha participado en unas jornadas de homenaje al poeta local Claudio Rodríguez, con una ponencia titulada ‘Número y conjuro’, sobre el ritmo y la irregularidad en la poesía, y precedido por una polémica con el municipio de Segovia, que le ha suspendido ilegalmente una actuación ya pactada. Al día siguiente de la entrevista se presentaba el programa cultural de Podemos, en el que también participa.

Explícanos tu implicación política.

No estoy integrado en la estructura de Podemos, pero siento cierta simpatía e interés por lo que creo que representan: los síntomas de la transformación de la sociedad española. Hay una generación de hijos de la clase trabajadora que ha ido a la Universidad, se ha licenciado o doctorado y ahora no tiene trabajo ni expectativas. En consecuencia, esta generación se va a ocupar de pensar en qué dirección tiene que ir este país. Me siento cercano a su postura, soy como ellos, aunque mantengo, a duras penas, mi trabajo.

Tus declaraciones políticas en las redes sociales vienen apareciendo de un tiempo a esta parte…

Sí, me preocupa la situación. Habrá aspectos que debatir en relación con Podemos: cómo un movimiento ciudadano se acerca al juego de partidos, cómo se presenta públicamente, cómo maneja la imagen de los medios de comunicación para tener opciones sin apoyarse en poderes fácticos… Todo eso puede ser discutible y dar lugar a situaciones confusas, a un debate que debe ser llevado a sus últimas consecuencias, pero indudablemente estamos en una situación en la que las cosas deben cambiar y tienen pinta de que van a hacerlo. Y no deben ser los agentes que han controlado el proceso de la transición los que piloten ese cambio, porque, si no, estaremos en las mismas. Los agentes de la transición deben estar, como es lógico, pero los partidos nuevos, las nuevas corrientes, las nuevas generaciones, deben ser los que controlen el cambio, sí. Incluso abarcando todo el espectro ideológico, es decir, para mí toda la gente nueva merece algo de confianza, toda la gente que no haya trincado, toda la que no se haya corrompido en el ejercicio del poder, que no haya convertido la política española en una falsedad sistemática. Hay que recuperar la veracidad de las cosas ¿no? ¡Ojo! Yo no soy muy politiquero, ¿eh? No tengo vocación de político. Vocación, digamos de…

De ejercer…

Eso. Lo que pasa es que hay noches en que el insomnio me obliga a replantearme todas estas cuestiones. Veo los informativos, los programas de debate, me quedo abrumado y, de vez en cuando, tengo que expresar mi inquietud en las redes sociales. No quiero ir más allá, sobre todo no quiero pasar a ocupar otro plano de notoriedad. Ya tengo un oficio con cierta dimensión pública, no quiero que se confundan las cosas. No quiero ganar notoriedad por acercarme a opinar sobre los temas políticos. Quiero quedarme en mi terreno y ya está. Tuve la necesidad de huir hace años del exceso de notoriedad. Ahora bien, como mero ciudadano tengo que expresar lo que honestamente se me aparece por dentro. En este momento creo que es bueno que lo hagamos todos. Hay que imaginar otro futuro.

¿Crees que podremos hacerlo?

Para eso sirve la educación, para formarse una imagen adecuada de la realidad, para tratar de debatir las cosas hasta sus últimas consecuencias. En este país yo creo que hace falta una transformación radical en muchos aspectos: hay que llegar al fondo de las cuestiones, pero una transformación radical no hay que confundirla con desorden ni pérdida de la confianza ni con una amenaza para nadie, salvo para los que traicionan el pacto social en su propio beneficio, para los delincuentes. La transformación debe llegar a asuntos que no están solucionados desde hace siglos en España. Hay que hacerlo con un talante de país moderno, evolucionado, con un cierto nivel de cultura y de entendimiento entre las diversas maneras de pensar. A estas alturas ya nos merecemos discutir con respeto, ¿no? Los fenómenos de moda no me generan confianza por sí mismos. Llevo muchos años remando contra corriente y estoy dispuesto a seguir mientras el cuerpo aguante. Yo lo percibo como un movimiento ciudadano obligado a transformarse en partido para jugar en el reparto de poder y tener opciones de incidir en los cambios. Eso comporta riesgos, claro. No soy realmente una persona de partido; nunca he militado en un partido, pero ha habido momentos en los cuales he sentido que tenía que estar cerca de los movimientos de transformación Si la vieja política no confía en las nuevas generaciones españolas, es que no cree en su propio país.

Y ya te ha tocado en algunas ocasiones, ¿no?

Me ha tocado un par de veces: al final del franquismo y ahora.

El músico Santiago Auserón. Foto: Pepe Ema.

El músico Santiago Auserón. Foto: Pepe Ema.

Tú lo dices mucho a través de tu obra: “Para entender España hay que ir a la esencia, hay que ir a la raíz”.

La esencia de España es la complejidad. Desde la época prerromana, España es un mosaico de pueblos con sensibilidades distintas, algunas de las cuales han durado hasta hoy. Es decir, ni siquiera la unificación romana ni la visigoda ni el conflicto posterior entre la parte de la península invadida por los musulmanes y el foco de unidad en torno a la latinidad, a la herencia católica, que llevó a cabo la Reconquista… Ni siquiera esos movimientos históricamente tan determinantes han conseguido acabar con esa especie de microclimas, de mosaico de sensibilidades que es la vieja Iberia. Y yo creo que en esa complejidad estaría (y lo digo en condicional) nuestra ventaja si supiéramos jugar bien las cartas. Eso es un potencial cultural, un potencial de ideas tremendo; hay pocos países que en un territorio geográficamente delimitado, geopolíticamente tan condicionado, fronterizo entre el norte y el sur, entre el oriente y el occidente, tengan esa posición privilegiada para entender intercambios, para entender la multiplicidad hacia la que nos lleva la civilización en todo el planeta. Ahí deberíamos acumular conocimiento, alguna ventaja heredada del hábito de resolver, mal o bien, conflictos territoriales, ideológicos, de creencias, de tradiciones culturales. Porque eso lo llevamos manejando milenios. En España las lecciones de historia son más urgentes que los telediarios.

Está claro que lo que tenemos es a Santiago Auserón involucrado en la actualidad en todas sus facetas.

Quisiera que subrayáramos esto: ¡Porque no me queda más remedio y algunos temas no me dejan dormir! (Risas).

Pues eso querrá decir que todavía te sacude la protesta social.

Sí, pero no tengo ninguna vocación de intervención política.

Vale, vale. No quieres ser embajador de España en ninguna comitiva.

No, en absoluto.

¿Estás seguro?

Seguro. Quiero dedicarme a las canciones y a seguir siendo estudiante de Filosofía, que es lo que me gusta.

Pasemos a la música… Tú eres Juan Perro. Pero, en realidad, Juan Perro son 200 millones de cosas, muchas investigaciones abiertas; es como una escuela de experimentación en la que van entrando músicos, algunos con más fidelidad, otros más de pasada, corrientes y corrientes. Con algunas tienes más afinidad, te detienes un tiempo: ritmos de Nueva Orleans, ritmos cubanos, rock, blues, copla… Según la trayectoria de vida y de apetencia, lo que vaya surgiendo, viva la improvisación también, van entrando en el cóctel de Juan Perro muchos ingredientes que se materializan en canción. Luego, cuando las canciones están hechas, ¿tiene tanta importancia ese producto acabado y que tú nos presentas en un disco o en un concierto?

Honestamente, creo que no estoy trabajando para los registros desde hace bastante tiempo. Para mí la foto no es ni el disco ni la tele… Son más bien determinados conciertos en un momento dado de la evolución de cada formato. Yo llevo años viviendo ahí las canciones, de hecho ya empecé con Radio Futura, pero con Juan Perro me he dedicado a ello con pasión. Es decir, llevo muchos años ya, dos décadas por lo menos, viviendo las canciones como procesos de larga duración. Incluso en Radio Futura, temas como Semilla Negra, por ejemplo, que buscaban la cercanía con lo latino, no han acabado de estar resueltos. Alguna vez lo toco porque lo pide la gente, al final de un concierto de Juan Perro, y dependiendo de quién esté en el grupo, aparece un nuevo acento. Avatares del verso en castellano con un toque de síncopa afrolatina… Y todavía no está cerrado este tema… No está cerrado a nivel colectivo, porque no alcanza un nivel de definición cultural del que podamos apropiarnos todos.

¿Las influencias musicales anglosajonas desde tu generación hasta las generaciones actuales han tapado toda la tradición mestiza musical que ha pasado por la Península a través de su historia?

Llevo planteando esa cuestión durante tres décadas. Es raro, pero así es como se nos ha dado la vida a dos generaciones en España. Y no sólo en España, en Europa y en muchos otros sitios. Hemos heredado una música popular condicionada por la electrónica y por el mercado dominante anglosajón. Poco a poco estamos intentando adaptar a nuestra lengua las consecuencias de todo eso. La principal duda que tienes que ir resolviendo con este asunto es: ¿se trata simplemente de un estado de sumisión artística y vital en relación con una situación de imperialismo cultural o indica algo más desde el punto de vista estético y musical? Yo creo que los negros americanos aportan algo a la canción popular a nivel interracial. No sólo a su cultura cerrada en el marco lingüístico al que pertenece, sino al conjunto de la Humanidad, una flexibilidad rítmica desconocida en Europa, un talante de apertura a la riqueza cromática en la melodía y en la armonía que tampoco entraba con facilidad en las canciones populares. En Europa hay una cultura de canciones maravillosa: en Italia, en Francia, en Alemania, el medio eslavo, y el medio ruso, no digamos… Pero los folclores europeos se han quedado de algún modo estancados en el viejo ámbito rural y después de las guerras no han dado el salto a las ciudades, y nos hemos visto invadidos por la tecnología electrónica y las telecomunicaciones… Esto en España ha sido todavía más grave, porque los folclores se habían quedado durante el franquismo, salvo en el caso del flamenco, totalmente anquilosados. En realidad, la savia afroamericana y afrolatina ha venido a reavivar la canción popular en todo el mundo. No es, pues, simplemente un síntoma de imperialismo cultural, es algo más desde el punto de vista estético, perceptivo, y desde el punto de vista estrictamente musical, es flexibilidad en el ritmo y es riqueza armónica al alcance de todos, no solo de los cultos contemporáneos… Se puede abrir hacia tradiciones más blancas y hacia tradiciones más negras, más orientales o más occidentales. Es también cercanía con el hecho sonoro en bruto, con la realidad sonora de la urbe. En ese sentido, la trayectoria de Juan Perro significa asumir que no soy solo rockero por tradición anglosajona, sino que a través de esta tradición puedo recuperar la conciencia de mis propias tradiciones.

¿El flamenco se ‘blanquea’ en España casi, casi al tiempo en que se ‘blanquea’ el blues en Estados Unidos?

Quizá. Digamos que la industria musical dinamiza, generalmente con prácticas al borde de lo corrupto, la presencia de los artistas en los medios públicos, incluso de los artistas marginados. Todo esto no es un cuento de hadas. La música negra se populariza gracias a la industria de la guerra. Cuando los negros pudieron empezar a comprar su propia música, gracias a sus sueldos de soldados en Europa o a sus sueldos de operarios en las fábricas.

¿Y en el caso de la copla?

La copla tiene una estética populista, pero estaba escrita por el señorito, por los hijos acanallados de la burguesía. El flamenco, en cambio, estaba hecho por marginados o por luchadores. Pero ambas cosas son nuestras, son de todos.

¿Y el resto de folclores?

Parece que algunos tienen intención de recuperarse en algunas comunidades. Eso siempre es delicado; por ejemplo, el catalanismo subvencionado empobrece estéticamente.

¿Qué opinas de la creación musical de los jóvenes músicos españoles?

Me llega solamente por canales personales y azarosos, por los cds y las maquetas que me da la gente allá por donde paso. De todo lo que recibo, que es mucho, me gusta, digamos, el 20%. Buena parte de lo que me llega es un revival ochentero, pop en la onda de The Cure o de New Order, pero en español, y más cocido de lo que hacíamos nosotros. Es una pena que todo eso pase desapercibido para los medios…

¿Te mojarías con algún creador o creadora?

Sí, atención al próximo disco de Uxía Senlle y Narf: Baladas da Galizia Imaxinaria.

Puedes leer la entrevista íntegra en el nuevo número de la revista Buensalvaje que se distribuye gratuitamente en librerías. 

Ilustración de portada del nuevo número de Buensalvaje en la que Max muestra su visión de Santiago Auserón.

Ilustración de portada del nuevo número de Buensalvaje en la que Max muestra su visión de Santiago Auserón.

 

Menéalo

Sobre el autor

buensalvajees
Buensalvaje es una revista cultural de ideas feroces y formas exquisitas, de ahí que algunos prefieran llamarnos Bonsauvage. Dirigida por David Villanueva y Manuel Guedán -de la editorial Demipage- cuenta además con una manada de firmas: Alberto Olmos, Juan Gracia Armendáriz, Richard Parra, Lina Meruane, Joan Losa, Mónica Ríos, Fernando Valls, Sergio C. Fanjul, Javier Moreno, Andrea Morán, Guillermo Aguirre, Ana March, Víctor Balcells, Mireia Pérez, Antonio M. Arenas, Mateo de Paz, Rafa Ruiz, Carlos Yushimito, Jean-François Martin, François, Matton, Ana Esteban, Esther García Llovet, Azahara Alonso, Javier Sáiz, Sarah Bienzobas, Ana Blé, Ana Esteban, Ignacio Trillo Imbernón, Carlos Pott, los miembros de Estado Crítico, Pepe Prieto (Hotel Arizona Radio Enlace) y María Carbonell y Susana Godoy (Alquimia Sonora). La edición en papel se distribuye bimestralmente en librerías de toda España. La cabecera Buensalvaje, además, se publica en Perú, Colombia, México y Costa Rica.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

20 comentarios

  • El 30.05.2015 , MariChochi ha comentado:

    Este pollito está hablando desde los 18 años y nunca dice nada, bueno dice de todo pero nada. Mucha exegesis y poco compromiso. Mucho darle a la húmeda y mínima acción. Excepto para imitar a Roxy Music.

    Es un ye-ye.

    “Cómo dios los crea y ellos solos se juntan”, lo mismo los de Podemos también son ye-yes.

    • El 01.06.2015 , Rakipak ha comentado:

      Se expresa con una claridad similar al agua del río. Si no lo puedes comprender, prueba a releerlo unas cuantas veces. Si así tampoco, mejor dedícate a la pelota vasca o a la jardinería, que también son actividades muy bonitas. ¡Paz y amor!

      • El 04.06.2015 , Santiago Auserón ha comentado:

        Ha dado en el clavo, comisaria(o) MariChochi, con su comentario tan castizo, tan deportivamente ofensivo, tan español. Soy un ye-yé, con acento en la “e”. Y no digo nada de lo que usted espera oír. Tal vez diga otra cosa, no estoy seguro. Lo de la húmeda me ha llegado al alma. ¡Qué efecto de estilo! Con la sequedad precisa. Lo de la poca acción, sin embargo, me extraña un poco, porque hace mucho que no me tomo unas vacaciones, pero debe de ser como usted dice. Me conoce lo suficiente como para recordar mis gustos musicales adolescentes. Por cierto, los primeros discos de Roxy Music me siguen pareciendo recomendables, luego ya no… Pero si quiere usted más información sobre mis gustos musicales –cosa que dudo– le remito a mi libro “El ritmo perdido”, escrito en uno de esos periodos de mucha exégesis y nada de acción. Quizá se refiera usted, ahora que caigo, a mi reticencia de adolescente a dar gritos en público y a buscar el cuerpo a cuerpo con la policía. Soy un ye-yé. Usted, por el contrario, parece pertenecer a la España de la delación, de la refriega y del insulto a la diferencia. Justo la España de la que yo –una vez más– abomino y me aparto para siempre. Recurre usted a un argumento teológico para identificar a los chicos de Podemos con mi particular desvarío y eso no está bien, desde el punto de vista filosófico. Cae usted en aquella extraña connivencia aristotélico-tomista de la vieja izquierda con la vieja derecha: como yo soy ye-yé y defiendo a Podemos, ellos también deben ser ye-yés. No mujer (u hombre), eso es un sofisma. Un rasgo de antigua incultura española, mezclada de arrogancia, tanto en la aristocracia como en el vulgo. Una falta de respeto a una generación que debe merecer sus propios calificativos. Yo ya tengo el mío, gracias a usted, comisaria(o) MariChochi, mil gracias. A mucha honra. ¡Ah!, también se decía ye-ye (ahora sin acento) a un ritmo afroibero de moda en el XVII. Pedigree no me falta, comisaria(o).

    • El 04.06.2015 , MrAngold ha comentado:

      Excelente entrevista con Santiago y respuestas con respuestas certeras y no menos pertinentes.Por otro lado me alegra ver que lo Ye yé sigue en auge;curiosamente estos días andaba enfrascado en la lectura de este libro genial http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano-musica/solo-para-fans-%C2%B7%C2%B7la-musica-ye-ye-pop-espanola-anos-60%C2%B7%C2%B7-gerardo-irles-%C2%B7%C2%B7-alicanza~x41114806

      Tome nota,MariChochi.

    • El 05.06.2015 , luisitirrin ha comentado:

      Ay Marichochi! …pues lo que han conseguido en unos meses tod@s est@s chic@s ye-yes es bastante mas grande que las ridiculas victorias egocéntricas que han conseguido Uds con todo su activismo. Que no hace falta que sigan despreciando a la gente buena y corriente; que el Olimpo se lo regalamos!!!…

  • El 30.05.2015 , Rodrigo de Lorenzo ha comentado:

    Me alegro de que Santiago siga artística e intelectualmente activo, y más si eso le hace más político. ¿Cómo podría ser de otro modo? Suerte para Podemos contar con alguien como él.

  • El 31.05.2015 , Sr. Trino Delaira ha comentado:

    Llamar a Claudio Rodríguez “poeta local” supera lo sandío.

  • El 04.06.2015 , jilu ha comentado:

    Tu sì que eres ya ya. A saber cómo te mueves y respiras tú. Por tu comentario debes ser hija de uno de los guardias civiles anémicos que se fotografiaron con los Beatlies y al sonreír se les veían los huecos en la dentadura.

    • El 04.06.2015 , jilu ha comentado:

      A no ser que seas un rufián qye toma datura 🙂

  • El 04.06.2015 , Edittor ha comentado:

    (Sandio es sin acento. Aunque con él queda más fresquito.) Gran exposición de ideas Santiago. Ánimo.

  • El 04.06.2015 , javisuco ha comentado:

    Santiago no se porque me da q el corrector ortografico a el periodico q publica tu entrevista le ha jugado una mala pasada O NO. Da la impresion de q ponen en tu boca palabras q no has dicho.
    Yo mientras tanto sigo disfrutando de tu musica y mis hijos de 11 y 3 años
    PESCOZON AL ¿PERIODICO? Y A SER UN POCO MAS VERAZ Q HAY SUFICIENTE MIERDA POLITICA POR AHI COMO PARA ENMARRONAR A MAS GENTE.
    Santiago viva la libertad de expresion pero no la manipulacion de lo dicho.

  • El 04.06.2015 , Juan Zeta ha comentado:

    Me gustaría, aunque sólo fuera por una vez, que la gente fuese respetada por emitir su opinión sobre cualquier tema. El asunto político es demasiado proclive a la respuesta zafia y faltona. ¿Por qué costará tanto responder con argumentos razonados en vez de descalificaciones socarronas? Si algo me gusta de Santi, a parte de su magnífico currículum artístico, es el compromiso y el riesgo que asume al manifestar sus opiniones. ¡¡Adelante, Santi!!

  • El 04.06.2015 , Engracia ha comentado:

    Pues si, esque Santiago es mucho.Aprendo mucho con esta persona sobre todo a respetar, gracias por ser como eres.Animo.. vamos juntos.

  • El 09.08.2015 , Iluminador ha comentado:

    Estimado Santiago, tal y como yo lo veo el activismo político a nivel nacional y global es más necesario que nunca, la deriva es terrible, y desde luego tu implicación, incluso desde tu música y tus actuaciones sería de un enorme valor.

  • El 17.08.2015 , Iborra ha comentado:

    Gracias Santiago, Por tu música y por poder leerte.

  • El 18.08.2015 , Boronito 3 ha comentado:

    Después de digerir y escuchar todo lo comentado por Santiago, he perdido por completo mi personalidad, me he dado cuenta que en todos los mares musicales existen islas paradisíacas. Soy músico y me gusta expresarme en todos los idiomas musicales posibles… Esto me ha llevado a la reflexión, después de leer el artículo, de estar en una especie de polenta de lo viejo y lo nuevo, en la que todo queda desfasado inmediatamente, el único motivo que encuentro, es un cambio evolutivo en el que desaparece la cuestión social para prevalecer la individual. Muerte de las fronteras

  • El 08.10.2015 , César Cortijo ha comentado:

    Enhorabuena, Santiago Auserón, por el doctorado, por la mágnífica entrevista y por el zas en toda la boca al primer comentario.
    Es importante además la buena conexión de nosotros los de los 80 con estos del 15M 2011.

  • El 17.01.2016 , loles ha comentado:

    Hace poco escuché a Santiago en otra maravillosa entrevista y quedé prendada.
    Gracias Santiago. Saber que hay gente que piensa y siente como tú las cosas, y descubrir que uno no está tan solo en su visión de una nueva sociedad hace que uno recupere la esperanza que a veces se pierde en este mundo tan lleno de mediocridad.
    Sobre la calidad de: tu música, tus letras, tu voz…para qué hablar, no hay palabras; lo que es, evoca, transmite y nos hace sentir supera cualquier cosa que yo pueda escribir aquí.
    Te he vendido pan en alguna ocasión y me ha encantado poderte ayudar a conciliar el sueño con un poco de “Tres en uno”. Por respeto y prudencia no he querido darte las gracias personalmente y aprovecho este espacio para hacerlo. Gracias de nuevo.

  • El 28.02.2016 , Loles ha comentado:

    ¡Es verdad, me habías contestado! Por favor perdona, no es por dejadez que había dejado de leer tu respuesta sino porque pensaba improbable que me contestaras. Qué amable por tu parte. Te lo agradezco mucho.

    En relación a la entrevista quiero aprovechar este comentario para manifestar mi acuerdo y mi apoyo en todo lo que dices sobre los nuevos anhelos políticos, sociales etc y también para añadir algo que siento a nivel más personal. El deseo de ser capaces como sociedad y como especie de trascender, de ir aún más allá, de empoderarnos nosotros mismos y no depender siempre de los políticos, de unos gestores que siempre se sitúan por encima y de los que nos hemos vuelto dependientes. La educación (pero no actual), el amor, la libertad, el conocernos a nosotros mismos, el abrazar nuestra dimensión más espiritual, el amor por nuestro planeta… si no somos capaces de que los niños actuales se impregnen de todo eso, todo seguirá igual. Y desde luego, si los políticos por muy buena voluntad que tengan, siguen enganchados a los viejos esquemas…
    Me da mucha pena y vergüenza cuando veo las “batallas” descarnadas en TV, eso no resuena ya en mi corazón ni en el de muchos, ya está caduco, ya pertenece a un presente-pasado, representa al lucha, la guerra, el circo romano, la violencia. Trascendamos todo eso, abandonémoslo y creemos un mundo nuevo, no derribando lo viejo, se derrumbará solo, cuando no lo alimentemos más, sino creando uno desde los cimientos de la consciencia.
    Un fuerte abrazo Santiago.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.