14.11.2013

Seis lobos feroces infantiles que enamoran

Menéalo

buen-lobito

Los lobos siempre han sido tratados en la literatura infantil como los grandes malvados de la historia. Una nueva hornada de creadores quiere que este personaje se tome su venganza y se haga un hueco en el corazón de los lectores.

Si eres de los que iban con el Coyote en la desenfrenada lucha que mantenía con el impertinente Correcaminos. Si eras del Gato Andaluz frente a los escurridizos Pixie y Dixie. Y sí estás cansado de que en el cuento de siempre el lobo termine en el fondo de un pozo con las tripas llenas de piedras, eres de los míos. De los que sienten una gran admiración por este gran perdedor. Os presentamos a este personaje que ha insistido tanto que en el auge de la literatura infantil y juvenil que vivimos en la actualidad, ha conseguido hacerse un hueco. El lobo se toma un respiro y, ¿por qué no?, una pequeña venganza.

Al pobre lobo le ha tocado a lo largo de la historia de literatura infantil y juvenil asumir distintos papeles, el de malo, el de bobo, el de perdedor. Casi siempre su personaje ha arrastrado un carácter moralista y ejemplificador. Con un simple vistazo a los roles de los animales en los cuentos, enseguida nos damos cuenta de la facilidad de los autores para dividirlos en buenos y malos, en útiles e inútiles, en fuertes y débiles o en listos y torpes, la propia naturaleza no es a veces tan cruel.

Y quizás uno de los animales peor tratados dentro de la literatura infantil sea nuestro protagonista. Siempre se le ha presentado como un animal al acecho, enemigo natural del hombre, aprendices del mal y engatusadores de niños inocentes. Dentro del cuento clásico, el personaje del lobo era una metáfora para representar a los malvados de la sociedad, a los violadores, a los raptores de damas en apuros, a los rateros, una forma didáctica de decirle a los niños y niñas “no os fiéis de los desconocidos…”  El lobo siempre tenía que salir mal parado para reconfortar a los oyentes.

Vivimos en un país donde hasta casi principio de los años 70 al lobo ibérico se le consideraba “oficialmente” una plaga en España. El gobierno llegaba a pagar recompensas por ver a estos animales muertos. Hoy en día se sigue matando lobos en nuestro país y hace unas semanas Equo junto con la asociación Lobo Marley, entrego en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo 198.000 firmas a favor de la protección del lobo en España.

Así que sirva nuestro artículo de hoy, en el que reivindicamos seis cuentos en los que el lobo es tratado de una forma en parte de homenaje a este personaje y en parte como forma de apoyo sobre su protección como animal, símbolo viviente de nuestra naturaleza más pura.

Me visto… ¡y te como! Bénédicte Guettier. Editorial Corimbo.

Este libro está basado en una canción popular que muchos aprendimos gracias a Rosa León. Lo delicioso de este cuento es que nuestro protagonista simplemente decide vestirse. En cada página el lobo se pone una nueva prenda y ¡cómo no enamorarnos de él cuando al llegar a la página 9 se pone unos calzoncillos de corazones! Simple, pero muy efectivo. Una joyita.


¡Soy el más fuerte! Mario Ramos. Editorial Corimbo.

En esta historia el lobo se va a pasar de “chulito”: después del almuerzo se dispone a dar una vuelta por el bosque para intimidar a los tres cerditos, la pequeña Caperucita Roja… con el único fin de que alaben su fuerza y grandeza… pero tendrá que recular cuando se tope con la mamá del pequeño bichejo verde del final de la historia… Y es que las madres siempre han tenido superpoderes.

El buen lobito. Nadia Shireen. Editorial Bruño, colección Cubilete.

Este cuento incluye las tres máximas para ser un lobo malo, pero malo de verdad. Hay que saber aullarle a la luna, hay que saber derribar casas a soplidos y hay que comerse a la gente… Pero al buen lobito esto no le gusta, prefiere preparar pasteles, comer verduras y ser encantador… Y aunque el lobo malo intente sacar su lado oscuro, no lo conseguirá.

Álbum premiado en la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia que busca provocarnos y arrancarnos una sonrisa con su final sorprendente.

¡Voy a comedte! Jean Marc Derouen y Laure de Faÿ. Editorial Kókinos.

Un lobo hambriento, enorme y malvado que habla de una forma rarísima espera al acecho en el bosque a que aparezca un delicioso bocado… La mala suerte va a querer que por allí se tope con un par de conejos listillos que le quitarán un pelo que tiene en la lengua y, sobre todo… ¡las ganas de comer carne!

Y aunque pueda parecer la típica historia donde los animales buscan escarmentar al lobo malo, estamos ante un libro muy innovador, tanto desde el punto de vista narrativo como gráfico, con colores muy atractivos, una tipografía que juega con los tamaños, con evocaciones del cómic y el dibujo animado. Un cuento muy jovencito que esta llamado a convertirse en un clásico.

La noche de la visita. Bernoît Jacques. Editorial A buen paso.

De noche, La Abu (conocida popularmente por la abuela de Caperucita Roja)  está sola en casa a la espera de que su Caperu, que siempre llega tarde, le traiga la cena.

Mientras llega el Gran Lobo Feroz, intentando hacerse pasar por un repartidor de comida a domicilio, tratará de entrar en la casa. Pero toda astucia del lobo chocará con la inquebrantable sordera de la ancianita. Una sordera que llevará al lobo a tener que agudizar al máximo su ingenio hasta arrogarlo a la desesperación.

A buen paso presenta una historia delirante de grandes diálogos entre La Abu y el Lobo. Libro que recibió en 2008 el Premio Baobab al mejor libro infantil ilustrado en Francia.

El Abominable lobo amable. Benlenbègue. Editorial Takatuka.

¿Y si el lobo no fuera tan malo como se dice? La editorial Takatuka nos trae la particular visión de BenLebègue que revisa, reescribe y actualiza seis cuentos populares donde el protagonista es el lobo. BenLebègue intenta restablecer la verdad sobre este personaje tan desprestigiado. Historias divertidas en formato de tiras de cómic, con un lenguaje fresco y atrevido, que harán reír a grandes y pequeños. Atrévete a leer las aventuras actualizadas de cuentos como “Caperucita Roja” o “Los tres cerditos”.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Pizarro
Maestro de Educación Infantil, desde hace más de 15 años en la escuela pública. Acompaño a los niños/as así como a sus familias en el proceso de aprender. Apasionado por la literatura infantil y juvenil, que vista desde un punto desde la aproximación adulta, resulta llena de ironía, sentido común y nos ayuda a reflexionar sobre la educación, la vida y nuestras fantasías.
Decía José Saramago en su cuento para niños La flor más grande del mundo: “¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo, venimos enseñando?”
Instagram: @javierpizavi
Twitter: @javierpizavi
Facebook: https://www.facebook.com/javier.pizarrovinagre

¿Quieres leer más artículos de este autor?

3 comentarios

  • El 15.11.2013 , Sergi ha comentado:

    Ya que se habla de lobos buenos y de la asociación Lobo Marley, echo en falta que se comente, el cuento que ellos mismos editaron y que se presentó el pasado mes de junio en La Casa Roja de Manzanares el Real.

    El título del mismo era “Caperucita verde y el lobo amigo” escrito por Ángeles Arroyo Baeza e ilustrado por Ángel R. Moya.

  • El 16.11.2013 , Enrique ha comentado:

    Una vez más, gracias por dejarnos pistas para poder ir descubriendo más y más, este mundo de la literatura infantil que nos ayuda a mantener vivo ese niño que llevamos dentro.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.