27.04.2020

El valiente disco de Soleá Morente que salió justo la víspera de la alarma

Menéalo

La cantante y compositora Soleá Morente. Foto: Mario Sierra.

Soleá Morente (Madrid, 1985) publica su tercer disco de estudio, ‘Lo que te falta’. Lo hace tan sólo dos años después de ‘Olelorelei’, un periodo corto para el ritmo habitual de la industria discográfica. La consagración de la artista llega en un momento de incertidumbre donde sus canciones apelan directamente al mundo interconectado en el que vivimos. Un disco que se convierte en una voz más alta que las otras para aquellos que quieren que se les escuche como es debido.

Es la viva imagen de su madre (la bailaora Aurora Carbonell), pero por su boca emerge el nombre de su padre a la mínima, “qué nombre más bonito tienes…, para mí el más bonito del mundo. Enrique, como mi padre”.

Soleá Morente publicaba el viernes 13 de marzo su tercer álbum, Lo que te falta, apenas un día antes de que el Gobierno declarara el estado de alarma que confinaría a la población. Para muchos, este disco ha sido el golpe de aire fresco que entró en nuestras casas antes de que se cerraran las puertas.

La pequeña de los Morente canta cada vez más al filo. Enraizada en el flamenco, su voz y sus melodías toman palabras del trap, tonos del indie y resonancias del tecno, caminando cada vez más pegada al filo de la ortodoxia. No es por nada que en la portada de Lo que te falta Soleá lleve una corona que la empodera, un símbolo de la libertad con la que toma las riendas de su música, con un carácter propio, pero siempre muy bien acompañada.

La Bien Querida, las Cariño, La Estrella de David y, por supuesto, Jota (Los Planetas), entre muchos otros… Creas desde una libertad envidiable ¿en algún momento alguien te ha dicho “espera, detén esta colaboración” o “con este todavía no”?

De momento, nadie me ha dicho que me detenga, pero quizá estén a punto. El tiempo cada vez está más loco y quizá las expresiones artísticas cada vez se vuelvan más radicales, o no. He tenido mucha suerte hasta ahora de tener cerca a toda esta gente maravillosa y mágica de la que sigo aprendiendo cada día de cómo hacen las cosas.

Querías ir directa a los escenarios, pero tu padre te dijo que no, que estudiaras primero, ¿consideras que ha sido un proceso a fuego lento donde todos los ingredientes, por raros que parezcan, han sido imprescindibles?

Claro, nacer en la casa que he nacido ha sido y es un bagaje, al igual que haber estudiado en la Universidad y, luego, la propia vida de uno, las cosas que vas viviendo, la experiencia, la intuición que te va guiando…

He visto que ahora estás leyendo el diario de rodaje que llevó Jean Cocteau durante ‘La bella y la bestia’; además, creo que lees anotando citas, ¿qué citas son las que se encuentran detrás de este nuevo disco?, ¿qué lees durante tu cuarentena?

Soy de las que les gusta leer subrayando y anotando al margen. También me pasa con las películas, si hay aluna frase o canción que me guste o me llame la atención la anoto en mi cuaderno o en la sección de notas del móvil. Literalmente, tengo un cuaderno lleno de anotaciones, letras que se me iban ocurriendo, canciones que me han inspirado para hacer mis canciones… En realidad, de ahí nace el disco.

Ahora, en la cuarentena, llevo varias lecturas a la vez hacia adelante: Quiero escribirte esta noche una carta de amor, de Ángeles Caso, me está acompañando algunas noches. También he descubierto a Joan Didion en un documental de Netflix que recomiendo bastante; ahora voy a leer un libro suyo que se llama Los pensamientos mágicos.

Desempolvas la figura de mujeres a las que hasta ahora nuestra generación no ha mirado mucho: antes fueron Las Grecas, ahora María Jiménez, ¿qué tenemos que aprender de ellas?

Son artistas que reivindican nuestra cultura popular española, en ellas también están la historia y la evolución, no sólo en la cultura a la que solo puede acceder la minoría. Tenemos que aprender de estas artistas, su arte, su gracia, su valor. La manera de interpretar, de dónde vienen, qué dicen y de dónde viene lo que dicen.

Cuentas que para cada disco tuyo te inventas un personaje, que tiene y no tiene que ver contigo, ¿cómo definirías a este personaje de ‘Lo que te falta’? Hay un punto de rabia que no se veía en los dos discos anteriores.

La chica de Lo que te falta está un poco harta de las tonterías, de hablar mucho y hacer poco. Hablar de cosas que no desataremos… Este personaje intenta actuar y, si para ello tiene que dar dos gritos, para que se le escuche alto y claro, lo hace.

La primera canción que vio la luz de este disco fue ‘No puedo dormir’, en ella llama la atención un elemento absolutamente habitual en nuestras vidas, pero que quizá no mencionamos en público tanto como deberíamos: el Lexatín…

Esta respuesta puede estar relacionada con la anterior. Vivimos o vivíamos, porque ahora ya no sé cómo seremos después de estos momentos que estamos pasando, muy apresurados, sin enterarnos de lo que estaba ocurriendo en el mundo, y por eso se ha liado la que se ha liado (yo creo). Con el Lexatín se pasa un poco el alivio, pero es un refuerzo a corto plazo, no se solucionan los problemas, nos quedamos dormidos un rato y cuando despertamos sigue todo manga por hombro. 

El videoclip de ‘Lo que te falta’ ha sido dirigido por Paco León, otra persona muy poco ortodoxa. Además, habéis contado con la colaboración de la artista Pilar Albarracín (menos ortodoxa que nadie), ¿cómo ha sido esa sinergia: música, cine y arte a la vez?

Desde que grabamos la canción Lo que te falta, y la escuché por primera vez ya terminada, pensé en Paco León. Necesitaba compartir con él la canción y que me dijese su impresión. En la obra de Paco está esa fuerza, ese color, esa gracia y esa pasión por su cultura española y al mismo tiempo por todo lo que le viene de fuera. Paco es gran traductor de su cultura a otras culturas extranjeras. Como gran artista que es, tiene una visión del mundo única. Contar con él ha sido todo un lujo. El hecho de que esté Pilar Albarracín en el vídeo refuerza aun más esa idea descontextualizar la cultura popular y llevarla a lugares donde antes no ha estado. Son dos artistas fascinantes.

El flamenco corre por el disco que da gusto, y de pronto te encuentras con la palabra “guni” o con la frase “te juro que te mati”, ¿te han criticado por mezclar rumba con ritmos que bien se podrían oír en las calles granadinas y sonidos más underground, propios de los conciertos del Ocho y medio?

Sí, me critican algunos, y a otros les parece way esa idea de hacer convivir en una canción términos propios del argot trapero con otros del habla andaluza y otros coloquiales del día a día, y otros ni lo escuchan ni les interesa lo que hago. Yo me quedo con los del medio.

La cantante y compositora Soleá Morente. Foto: Mario Sierra.

Hace poco estuviste involucrada en un proyecto con la micropoetisa Ajo, llevando libros a cárceles de mujeres, ¿cómo fue la experiencia?

Algo muy potente que quedará para siempre en mi memoria. Nunca había estado en la cárcel y me impresionó muchísimo. Me quedé impresionada con las cosas que me contaban las mujeres que están ahí dentro… Sobre todo, había muchas gitanas que estaban presas por haber vendido droga para sobrevivir y dar de comer a sus hijos y nietos, otras por robar comida para sobrevivir también, muchísimas por matar en defensa propia… Fue escalofriante, emocionante… Me impresionó muchísimo que, nada más entrar, en el salón de actos donde tuvo lugar la entrega de libros que hicimos había un retrato gigante de mi padre pintado por los propios presos y presas desde hace años.

El mes pasado recibiste el Premio Ojo Crítico, justo 10 años antes lo recibió tu padre, ¿cómo te sentiste al seguir su estela?

Fue un premio muy especial. Me ha hecho gran ilusión recibirlo. El afecto y el cariño son verdaderamente importantes en el crecimiento de una persona, tanto como ser humano como profesional.

El 19 de marzo de 2019 ofreciste un concierto con Paco Ibáñez en los Teatros del Canal, en Madrid. Fue muy especial y no paraste de llamarle “maestro”, ¿cómo avanza el proyecto que te traes entre manos con Ibáñez?, ¿qué estás aprendiendo?

Estoy grabando un disco con Paco sobre sus canciones. También estamos trabajando en alguna canción inédita, por suerte. Poder trabajar y conocer a Paco como persona es una oportunidad maravillosa que me está dando la vida. Es un amigo brillante y un artista como pocos nacen a lo largo de la historia. Paco es valiente, muy valiente.

Menéalo

Sobre el autor


Enrique Llamas es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Formado en emisoras como Cadena SER, Inforadio u Onda Cero, actualmente aprende y trabaja en Acerca Comunicación y programa los actos culturales del Colegio Mayor Isabel de España.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.